EFE / México

La entrevista del actor estadounidense Sean
Penn con el narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán, publicada hoy por la
revista Rolling Stone, contribuyó a dar con su paradero, confirmó a Efe una
fuente de la fiscalía general. La fuente explicó que a esa reunión, celebrada
el 2 octubre pasado en una zona selvática de México, se refería la fiscal
general, Arely Gómez, la noche del viernes cuando dijo que una de las razones
que permitieron la captura fue haber conocido su intención de realizar una
cinta autobiográfica.

Los contactos con actores y productores permitieron abrir
una nueva línea de investigación para encontrar al líder del cártel de Sinaloa,
dijo sin agregar más detalles. En la nota titulada ‘El Chapo speaks’ (El Chapo
habla), la revista relata “la visita secreta al hombre más buscado en el
mundo”, en la que también participó la actriz mexicana Kate del Castillo.
Aunque las partes habían acordado que tras la primera conversación en la selva
siguiera una entrevista formal ocho días después, ese segundo encuentro nunca
tuvo lugar.

Sin embargo, El Chapo le envió a Penn una grabación de vídeo con
las respuestas a las preguntas que el actor le había mandado. El encuentro
tenía como propósito hacer sólo la entrevista para Rolling Stone, pero Penn se
hace eco de que Guzmán había expresado interés en que se hiciera una película
sobre su vida. Varios días después la zona fue objeto de una intensa búsqueda
por parte de las autoridades mexicanas, lo que, según el actor, impidió el
segundo encuentro formal y enfrió los contactos con los intermediarios.

El 16
de octubre pasado el Gobierno de México informó de que el narcotraficante había
resultado herido unos días antes al realizar una huida precipitada por una
cañada en la zona del noroeste de México conocida como el Triángulo Dorado.

En
esa ocasión Guzmán fue avistado desde un helicóptero, pero no fue abatido
porque iba acompañado de dos mujeres y una niña, dijo la fiscal la noche del
viernes en la presentación del capo ante los medios de comunicación tras su
captura en la localidad de Los Mochis, en el estado de Sinaloa. Guzmán fue
recluido en el penal del Altiplano, en el central Estado de México, el mismo
del que se fugó hace seis meses a través de un túnel de 1,5 kilómetros. En 2001
el líder del cártel de Sinaloa ya había protagonizado otra fuga de una prisión
de máxima seguridad en el occidental estado de Jalisco, pero en aquella ocasión
utilizó un carrito de lavandería.

fuente:http://www.paginasiete.bo

Deja un comentario