Estados Unidos aseguró ayer en Naciones Unidas que Venezuela es cada vez más un narcoestado violento que supone una amenaza para la región y para todo el mundo.

Así lo señaló la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, en una reunión informal del Consejo de Seguridad sobre la crisis venezolana impulsada por su país.


Haley criticó que varios miembros del Consejo optasen por no participar en el encuentro y lo atribuyó a una supuesta presión del Gobierno venezolano para que lo hiciesen.


Según la diplomática, el hecho de que el Ejecutivo de Nicolás Maduro haya buscado limitar la participación en la cita muestra de que es culpable de los problemas que se aprecian en el país.


Venezuela calificó como un acto hostil la reunión informal que está desarrollando el Consejo de Seguridad sobre la crisis de ese país y dijo que sólo responde a la agenda política de la misión de EEUU ante la ONU.


Es un acto hostil de EEUU y a todas luces un acto injerencista que vulnera el principio de soberanía, afirmó el embajador venezolano ante la ONU, Rafael Ramírez, en unas declaraciones a los periodistas en los pasillos de Naciones Unidas.


Ramírez hizo sus declaraciones mientras dentro de una de las salas de la ONU se celebraba una reunión en la que interviene, entre otros, el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.


El embajador estaba acompañado por los representantes ante la ONU de Bolivia, China y Rusia, tres integrantes del Consejo de Seguridad que, junto con Egipto, se han negado a participar en la reunión informal de ese órgano de Naciones Unidas.


Sanciones


Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) acordaron ayer imponer sanciones a Venezuela, como un embargo de armas y un veto a material que pueda utilizarse para la represión interna, y abrieron la puerta a la posibilidad de imponer medidas selectivas contra los responsables.


Además de los esfuerzos políticos y diplomáticos para apoyar una salida pacífica negociada a la crisis política, el Consejo ha decidido hoy por unanimidad adoptar medidas restrictivas, subrayando su preocupación por la situación en el país, anunciaron los ministros de los Veintiocho en un comunicado.


Explicaron que las medidas adoptadas se utilizarán de forma gradual y flexible y que podrán ser extendidas a quienes no respeten los principios democráticos del Estado de derecho o estén implicados en la violación de los derechos humanos.


Para ello el Consejo ha dado ayer luz verde a la base legal para crear una lista de personas sancionadas a las que congelaría sus bienes o prohibiría entrar en territorio comunitario, pero que por el momento no cuenta con ningún integrante.


Fuentes europeas reconocieron que se están barajando nombre para esa lista, sin dar más precisiones, aunque por el momento se va a esperar para ver si el embargo de armas y de material que pueda utilizarse en la represión surten efecto y fomentan la vuelta al diálogo entre Gobierno y oposición.


Los ministros puntualizaron que podrán dar marcha atrás a las sanciones en función de la evolución de la situación en el país.


Se refirieron en particular a la celebración de negociaciones creíbles y significativas, al respeto a las instituciones democráticas, a la adopción de un calendario electoral completo y a la liberación de todos los prisioneros políticos.


 


CARACAS REPUDIA SANCIONES DE LA UE


Venezuela repudió las sanciones que le impuso la UE y aseguró que esta decisión pretende imponer ilegales, absurdas e ineficaces medidas contra el pueblo.


Según Caracas, la UE ha tomado esta decisión violando descaradamente el derecho internacional, siguiendo línea de conducta de Washington (...) con argumentos calcados de los documentos sancionatorios que contra Venezuela y su pueblo ha generado.


 


PENCE RECIBE A PAROLIN


Reunión. El vicede EEUU, Mike Pence, recibió ayer al secretario de Estado vaticano, el cardenal Pietro Parolin, a quien agradeció los esfuerzos de la Santa Sede para restaurar la democracia en Venezuela.

Diálogo. Pence y Parolin dialogaron sobre la crisis en Venezuela, después de que el papa Francisco pidiera en septiembre diálogo.

Fuente: La Prensa

Deja un comentario