El cónsul general de Chile en Bolivia, Milenko Skoknic, puede correr la misma suerte que el exembajador estadounidense Philip Goldberg, que fue expulsado del país. Evo Morales tiene en sus manos papeles que pueden terminar en la declaración de persona no grata al alto diplomático chileno. El mandatario acusó, en entrevista exclusiva a EL DEBER, que el cónsul general busca la “inestabilidad” de su gestión y lo sindicó de viajar por el país para reunirse con políticos y dirigentes de oposición con el afán de desequilibrar su administración.

Skoknic evitó responder a la acusación de Morales. Este medio solicitó contactarse con el cónsul general chileno, pero el diplomático expresó una excusa y prefirió no contestar al mandatario.

“Chile, por la cuestión del mar, siempre buscó la inestabilidad política. Sospechosamente estos días, esta semana que se va (la entrevista con Morales fue el 1 de agosto), el cónsul de Chile (Skoknic) estaba viajando a todos los departamentos, no sé si hay que declarar persona no grata a ese cónsul, buscando a autoridades y dirigentes. No sé si son sus atribuciones, vamos a analizar profundamente esta andanza del cónsul chileno, (que) actúa así como el embajador de Estados Unidos (Philip Goldberg), cuando se reunía con gobernadores opositores, llevando platita para justicia, eso hacía el embajador de Estados Unidos”, criticó Morales, en una entrevista con este medio y que será publicada mañana.

El jefe de Estado comparó a Santiago con Washington y realizó una denuncia más: “El primer plan del Gobierno de Chile debe ser cómo acabar con la gestión de Evo, cómo aportar a la inestabilidad política”.

Skoknic es muy cercano al excanciller chileno Alfredo Moreno, quien decidió paralizar el tratamiento de la agenda de los 13 puntos al no presentar propuestas concretas para solucionar el diferendo marítimo y haber cancelado una reunión bilateral en Santiago.
Al diplomático se lo conoce por su capacidad de negociador tanto en el plano de las relaciones exteriores como en las internas, ya que logró mantener buenos nexos con oficialistas y opositores en su país. El Gobierno de Sebastián Piñera lo nombró representante de Chile en el diálogo entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Gobierno de Colombia. Skoknic, antes de llegar a La Paz, en marzo de 2014, fue jefe de gabinete del excanciller Moreno.
Al respecto, el diputado chileno Jorge Tarud lamentó los dichos de Morales y pidió “dejar trabajar en paz” al cónsul general Skoknic. “Escuchamos hablar de todo al presidente Morales. Es un jefe de Estado y lo respetamos, pero no puede acusarnos de intentar desestabilizar su gestión. Eso es muy grave”, lamentó el legislador.

evo bachelet

La esperanza de Evo

Morales comentó que “tenía la esperanza” de solucionar el diferendo marítimo en la primera gestión de Michelle Bachelet. Además, relató cómo se designaron a los delegados presidenciales para resolver el asunto y las visitas a las posibles áreas donde Bolivia recuperaría su acceso soberano al mar.

“Yo creí que en la primera gestión de Michelle Bachelet íbamos a solucionar el tema. Ella me invitaba a reuniones, a almuerzos. Incluso pusimos delegados para resolver el tema, la mía era Ana María Campero y de ella era un periodista. Me dijo trabajaremos calladitos, yo esperaba y no pasó nada. Con Piñera ya fueron muy diferentes las relaciones, desechó los 13 puntos”, lamentó el mandatario.

El vicepresidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, apoyó la decisión de Morales y pidió “investigar” los viajes que realizó Skoknic por los nueve departamentos del país. “Como diplomático, está en todo su derecho para viajar por toda Bolivia, pero tenemos que investigar con quién se reunió y qué afán tuvieron esos encuentros”, dijo.

Ayer, en conferencia de prensa, el jefe de Estado señaló que no esperará “otros 100 años más” para resolver el tema marítimo y que anunció que la Cancillería boliviana enviará a su homóloga chilena la solicitud formal para reponer embajadores en ambos países. “No he recibido una respuesta oficial (de Santiago) solo mediática, estará a cargo de la Cancillería hacer viable esta propuesta, es seria, formal y que tenga resultados por la integración de nuestros pueblos”, explicó el dignatario boliviano.

Bolivia y Chile mantienen congeladas sus relaciones diplomáticas y simplemente alcanzan a títulos de cónsules. La cónsul boliviana en Santiago es Magdalena Cajías, quien intenta neutralizar los reclamos chilenos por el tema marítimo.

El presidente del Senado, José Alberto Gonzales, afirmó que Chile quiere “paralizar” el reclamo marítimo boliviano y consideró que Santiago debe “cumplir su palabra” tras pedir la reanudación de relaciones, pero incluyendo el tema mar dentro del debate bilateral.

La Paz demandó a Santiago ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con la finalidad de que se le obligue a negociar una salida soberana al Pacífico, en función a los compromisos de solución hecho a lo largo de la historia. El Gobierno de Bachelet objetó la competencia de la corte internacional para tratar el caso y lo jueces, tras la presentación de los alegatos, analizan su fallo.

“El Gobierno chileno, algunos hermanos ministros, tienen que entender por qué se rompieron las relaciones diplomáticas, es por tema del mar. Y afirmar que vuelvan las relaciones diplomáticas sin condicionamientos es una forma de decir que no se resuelva ese tema, pese a que hubo tantos compromiso”, expresó Morales.

En su visita a La Paz, el papa Francisco pidió a ambos países “diálogo” para solucionar el asunto marítimo. Al volver al Vaticano, luego de su gira por Ecuador, Bolivia y Paraguay, el santo padre dijo que “no es injusto” que Bolivia tenga como anhelo una salida al mar.

Esa declaración incomodó a Santiago. El canciller Heraldo Muñoz dijo que respetan los dichos del papa, pero resaltó que Bolivia “paralizó” el diálogo tras enjuiciar a su país.

Recién Morales pidió a Bachelet viajar al Vaticano para nombrar a Francisco “garante” de la reanudación del diálogo entre Bolivia y Chile.

Fuente: Página Siete / El Deber

Milenko Skoknic, Consul de Chile
Milenko Skoknic, Consul de Chile

Deja un comentario