El fiscal Marco Antonio Rodríguez, que es la parte acusadora en el juicio por supuesto terrorismo y alzamiento armado, señaló que las revelaciones del general retirado de la Policía Ciro Farfán, sobre una supuesta orden de ejecución en el hotel Las Américas, y el rechazo de extradición de Alejandro Melgar por parte de la justicia uruguaya no afectan en el juicio que se desarrolla en Santa Cruz. “Esas aseveraciones no desvirtúan la presencia de un grupo irregular armado ni la participación de los actuales encausados en el proceso”, afirmó. 

Por su parte, el abogado de los acusados, Gary Prado, señaló que la semana pasada estuvo en La Paz tratando de ubicar a Farfán, pero no lo consiguió. “Si bien ya acabó la presentación de testigos, cuando hay un elemento nuevo, que se denomina prueba de reciente obtención, podríamos llamarlo”, explicó.Rodríguez atribuyó las declaraciones de Farfán, que endilgaban al excomandante de la Policía Jorge Renato Santisteban la orden de ejecutar a Rózsa y a su grupo, a “una confrontación entre dos uniformados” y a un “resentimiento institucional y hacia sus camaradas de parte de Farfán por haber sido dado de baja de la Policía por actos de corrupción”. Agregó también que la tesis del Ministerio Público es que hubo un cruce de fuego en el hotel Las Américas y que lo respalda una prueba pericial. Sobre la no extradición de Melgar, señala que “no ha cambiado su condición de acusado; sigue en Bolivia con una causa penal y esperemos que en Uruguay se prosiga la causa como lo han establecido los fallos anteriores”.

Consultado sobre el argumento del fallo que apuntaba a que en Bolivia no se respetó la jurisdicción del proceso, Rodríguez aseveró que cada país es soberano para decidir su tipo de leyes. Sin embargo, Juan Carlos Guedes, uno de los tres detenidos por este caso, junto con Alcides Mendoza y Zvonko Matkovic, dijo que la no extradición de Melgar es una muestra de que ese país respeta el debido proceso y que “nos va a ayudar mucho a nosotros en una corte penal internacional”. Mendoza señaló que la declaración de Farfán confirma la tesis de los acusados de que el caso “fue armado por gente del Gobierno”.

Fuente: El Deber

Deja un comentario