Todo parece indicar que la gestión de la alcaldesa Soledad Chapetón, al mando de la alcaldía de El Alto, va a tener que pasar por varios procesos -unos más difíciles que otros- para poner en orden a la institución.

Primero se trató de los conflictos con la relación prebendal que se había establecido y naturalizado con las juntas de vecinos, que eran a la vez  representantes de los ciudadanos alteños y sus barrios; autoridades que conducían las diferentes subalcaldías. Luego se enfrentó a la necesidad de disminuir personal a contrato, con el fin de reducir los gastos administrativos del municipio. También se restituyó el Seguro Escolar Obligatorio, que había quedado pendiente por cuentas impagas con los centros de salud (existen muchas cuentas por pagar en la Alcaldía alteña por concepto de alquileres y otros).

Ahora, se está realizando la primera feria a la inversa que moverá más de 20 millones de bolivianos en contrataciones de bienes y servicios con “total transparencia”.

Buenas intenciones y noticias para un municipio que debe remontar varios años de gestiones ineficientes y corruptas.

Fuente: Página siete

feria el alto

Deja un comentario