No hacen falta tantos discursos para preservar la Ichepakene Piesta, sino acciones concretas.

La escuela de música ha puesto en marcha un cursillo de flauta nativa, que ha reunido a más de un centenar de estudiantes de diversas unidades educativas de San Ignacio de Moxos.

Desde los 11 años los estudiantes empezaron fabricando su instrumento, con tubo de cañería y cera de abeja.

Bajo la supervisión del profesor Alcides Limaica, apoyado por el resto de los docentes, los sueños de decenas de niños se hizo realidad.

Antes de que llegue la fiesta, contaremos con una extensa tropa de jóvenes flautistas que podrán integrar los distintos grupos, señaló el profesor.

 

Fuente: Erbol

Deja un comentario