La tragedia de la familia Orihuela, que el martes perdió a sus hijos al derrumbarse el muro de su casa, reveló que hay más de 200 viviendas construidas en el límite de las torrenteras y quebradas en el Distrito 9 de Cochabamba.

Sólo en la Villa Primero de Mayo, donde murieron Leonel (5) y Gerald (2), hay 20 casas en riesgo. La mayoría son de migrantes que llegaron atraídos por las ofertas de loteadores.

El dirigente del Distrito 9, Ponciano Ramírez, explicó que identificaron 200 asentamientos dentro de la franja de seguridad o en el mismo cauce de torrenteras. Sin embargo, no se hace prevención.

Boletín de noticias
Recibe todos los días los principales titulares de lostiempos.com, directamente por correo.

“Estamos dentro de la mancha urbana. Todo esto está consolidado, pero no se hace prevención. Hemos peregrinado exigiendo que se haga un muro de contención, hasta ahora no se hizo nada. Exigimos que se construya inmediatamente”, afirmó Ramírez.

Por su parte, el responsable de la Unidad de Gestión de Riesgos de la Alcaldía (UGR), Daniel Rodríguez, señaló que  un muro de contención no es la solución y depende mucho del terreno donde se emplaza.

“Existe una ley que es bien clara. Señala que no pueden existir asentamientos a 25 metros de torrenteras y franjas de seguridad. No se necesita un mapa de riesgos”, dijo.

Loteamientos

Las viviendas en la franja de seguridad y torrenteras son precarias. Quienes viven en ellas son personas que migraron de provincias de Cochabamba, Oruro y Potosí. Cuentan que compraron sus lotes con 5.000 a 15.000 dólares y edificaron sus casas con sus propias manos.

Los lotes cuentan con simples minutas de compra, aunque aseguran que quienes les venden muestran los papeles al día. La gente usa sus pocos recursos para construir.

El director de Planificación Estratégica del municipio, Jhon Mendoza, afirmó que la Gobernación, a través de un estudio de gestión de torrenteras, debería trabajar en la parte sud de la ciudad.

“Como municipio tenemos un estudio de torrenteras en la parte norte de la ciudad, pero hasta la fecha la Gobernación no entregó el informe de la parte sur”, agregó.

Respecto a los asentamientos ilegales afirmó: “Los loteadores  empezaron a asentarse en áreas que no son parte del área de seguridad”, dijo.

 

Edificaciones sin cimientos. Ante la falta de control, la mayoría de las  casas, no tiene cimientos, ni pilares, son sólo muros muy  frágiles.

 

VECINOS

“Hemos peregrinado para que atiendan los riesgos de más de 200 viviendas en las torrenteras del Distrito 9. Ya ocurrió esto al vecino de esta casa y no denunció, pero reforzó su casa con un muro de cemento”. Ponciano Ramírez. Dirigente Distrito 9

“Vivo aquí hace unos 10 años. El agua sí viene como río desde arriba, a veces no hay cómo pasar. Una mañana desperté y cuando quise pisar se había entrado el agua a mi casa. Los loteadores venden y nadie viene a ver cómo vivimos”. Aurora Huaycho. Vecina

 

NI UNA EMPRESA SE INTERESÓ EN HACER MAPA DE RIESGOS

En lo que va de esta gestión, se lamentó la pérdida de tres vidas humanas por deslizamientos de tierra en torrenteras de la zona sur. Sin embargo, aún no se cuenta con un mapa de riesgos que permita avanzar en la prevención y medidas de reacción.

El responsable de la Unidad de Gestión de Riesgos de la Alcaldía (UGR), Daniel Rodríguez, informó que a inicios de año se lanzó la convocatoria para contratar a la empresa que realice el mapa de riesgos. Sin embargo, se declaró desierta por errores de los proponentes.

“Meses atrás lanzamos nuevamente la convocatoria, según señala el procedimiento. Se presentaron las empresas y ahora están en la comisión calificadora. Una vez que se tenga a la ganadora se firmará contrato y será la encargada de elaborar el mapa”, afirmó Rodríguez.

Agregó que por el momento se cuenta con datos que corresponden a la cordillera del Tunari, porque es donde se encuentran las torrenteras más grandes. Este documento se elaboró en coordinación con la Gobernación. “Se debería hacer algo similar en esta oportunidad”, aseveró.

En tanto, el alcalde José María Leyes indicó que se enviaron cartas a la Gobernación solicitando hacer el estudio de las torrenteras de la cuenca sur de Cercado de forma coordinada.

Sin embargo, hasta el momento no recibieron respuesta del gobierno departamental.

Fuente: Los tiempos

Deja un comentario