Un hongo saprófito, que invade la materia orgánica, atacó a los árboles de la avenida Ecológica de Tiquipaya.

La Alcaldía comenzó  a talar ayer 34 eucaliptos enfermos ante el riesgo de que se desplomen, porque tienen “estrés hídrico”  y sus raíces están podridas.

El responsable forestal del municipio, Víctor Velasco, explicó que las raíces de los árboles estaban necrosadas por  un hongo presuntamente del género Rizhoctonia.

El parásito aprovechó que los molles y eucaliptos están secos, enfermos y que el terreno no tiene mucha humedad.

Varias raíces estaban huecas y necrosadas. Velasco no descartó que el hongo se haya propagado a otros ejemplares cercanos, debido a que en abril, cuando se realizó una revisión, las plantas afectadas no tenían este parásito.

La Alcaldía de Tiquipaya planea reponer los 34 árboles talados con 496 especies.

Velasco explicó que hasta fin de año se talarán 96 árboles que están inclinados y que a pesar de estar vivos representan un riesgo. Para esto se hará un nuevo diagnóstico.

“Árboles que no estaban identificados, que no estaban en peligro, que tenían la copa verde, tallo recto en abril ahora están afectados”, lamentó.

Una vecina preocupada por el árbol que el sábado cayó sobre un vehículo en la avenida, Ely Mamangueño, dijo: “Esto no sucede sólo en época de viento, son árboles que ya han pasado su tiempo de vida. Es un peligro para los que vivimos aquí y para los que pasan. Por esta zona hay la universidad, hay escuelitas”.

El presidente del Foro Cochabambino de Medio Ambiente (Focomade), Jhon Zambrana, manifestó que la tala de árboles debe estar acompañada de una plantación masiva para no perder cobertura vegetal.  

Tiquipaya sembró 5.000 plantines en 2016, pero sólo el 60 por ciento sobrevivió.

“En el norte es difícil su prendimiento por el suelo arenoso y la disponibilidad de agua menor”, señaló el secretario de la Madre Tierra del municipio, Aurelio Ayala.  

En Quillacollo existen eucaliptos y sauces  añejos infestados con el escarabajo taladro (Phoracantha semipunctata).

 

DATOS

Los eucaliptos de la avenida Ecológica, en Tiquipaya, superan los 27 metros  de altura. Un árbol de tres años absorbe 20 litros de agua.

Presupuesto. Tiquipaya tiene un presupuesto de Bs 500 mil para reforestación urbana  y personal y 200 mil para la reforestación de cuencas.

Reforestación. Para la reforestación se emplearán tres especies: terebintos, pajarillas y tajibos. Aún no hay una fecha para el inicio de las primeras actividades .

 

ANÁLISIS

Karen Córdova. Cientista ambiental

El manejo del arbolado es algo nuevo en nuestro país

Debido al crecimiento urbano, en varias de las ciudades en Bolivia, recién se empieza a analizar su situación ambiental y la calidad de vida de su población.

El manejo del arbolado urbano es algo nuevo no sólo en Cochabamba, sino en nuestro país. Poco a poco los gobiernos se están dando cuenta de la importancia del manejo planificado del arbolado. Es un tema complejo, y no se pueden esperar cambios repentinos.

En mi opinión para ver mejoras en los árboles del departamento, la mayoría, sino toda la población, debe apropiarse de la Ley Municipal del Arbolado y participar de las actividades relacionadas al tema.

Fuente: Los tiempos

Deja un comentario