Wayna luego de capturar su regalo de fiesta de cumpleaños

Leny Chuquimia /  La Paz

 Con regalos y un almuerzo especial,   Huayna, el primer puma nacido en cautiverio, festejó su cumpleaños número ocho. Ayer, en  el  Vesti Pakos,   la alegría se generalizó    entre funcionarios,  guardafaunas  y visitantes -adultos y niños- por el aniversario del único puma andino nacido en el zoologico municipal.

   

“Hoy (ayer) estamos con el cumpleaños de un pumita muy querido para todos nosotros. Huayna  ha nacido acá hace ocho años, tiempo en el que lo hemos visto crecer”, explicó la administradora del centro de custodia de fauna silvestre en  Mallasa, Andrea Morales.

En   Pumasani -la fosa de los felinos de zonas altas- Huayna convive en familia junto a sus padres. Ambos  progenitores   fueron rescatados de traficantes de fauna y trasladados al zoológico donde lograron concebir al único puma nacido en el  Vesty Pakos hasta el momento.

Por ser su cumpleaños, la laguna artificial de su recinto fue llenada con peces especiales que fueron parte del almuerzo familiar. “No sólo queremos darle algo especial sino que esta forma de alimentación les ayuda a no perder sus instintos de caza para su alimentación”, explica una de la guías del zoológico a los visitantes que esperan que el festejado salga de su guarida.

      Huayna  no conoce los terrenos de tierras altas o el calor de los Yungas, que son su  ambiente natural. Sin embargo,  a pesar de no tener más referencia de su hábitat que  una fosa de unos 500 metros cuadrados, no ha perdido sus instintos ni la elegancia que caracteriza a su especie.

Con las orejas en tensión en lo alto de su cabeza  se acerca sigilosamente al agua, siguiendo con la mirada a los peces. Con el cuerpo bajo se acerca un poco y otro poco  más y de repente  da un salto y un zarpazo sin lograr atrapar su presa.  Un intento, dos y tres;  chapotea en el agua  pero no lo logra. “Está jugando, es parte de su cacería”, explican.

   Divertido en medio del agua se cansa de jugar y logra atrapar en su boca a un enorme pez de reflejos dorados ante el aplauso de los visitantes. Como enseñando su trofeo se acerca hacia los espectadores quienes empiezan a cantar el cumpleaños feliz.

“Feliz cumpleaños Huaynita / te deseamos a ti”, corean los niños con tarjetas de cumpleaños en sus manos. “Se ha convertido en un símbolo de la vida en el zoológico”, comentan.

     Con los deseos de muchos años más de vida, el pequeño Huayna del Vesty Pakos llegó casi a la mitad de su vida que en su espacie llega a los 20 años.

        Zoo con pequeños guardafaunas

En el marco de “Mis salvajes vacaciones”, el zoológico municipal brindará un taller para capacitar a 30 pequeños guardafaunas.

Los participantes, de entre ocho y 16 años de edad, aprenderán durante cinco días alimentación, preparación de ambientes y trato de animales silvestres.

     “Los niños van a ayudarnos y aprenderán cómo el zoológico trata a sus animales. Se tendrá actividades de pesca para poder alimentar a los felinos, se realizarán actividades  de ambientación, atención de animalitos de granja”, dijo la administradora de este espacio, Andrea Morales.

  El fin  es de concientizar sobre los cuidados de fauna silvestre que no puede  habitar en los hogares. Los talleres son de  8:30 a 12:00 del 18 al 22 de enero. La graduación será el 23.

“Lo único que necesitan es un sombrero de ala ancha para protegerse del sol y un juego de ropa vieja. El costo es el del boleto de ingreso de cinco bolivianos por cada día. Tenemos 30 cupos que esperamos llenar”, detalló Morales.

 Los interesados pueden llamar al 2745992  donde se recibirán las inscripciones y se dará más información.

fuente:http://www.paginasiete.bo

Deja un comentario