La Iglesia Católica emitió este viernes un comunicado sobre lo ocurrido ayer en instalaciones de la Iglesia de San Francisco, donde la Policía detuvo a manifestantes que protestaban contra el Código Penal. Condenó los hechos, llamó al Gobierno a escuchar las voces de los sectores movilizados y a los colectivos ciudadanos a protestar de forma pacífica y respetuosa.

En el documento calificó de allanamiento lo hecho por el grupo de policías que actuó en ese recinto religioso,  cuando ingresó a sus instalaciones en busca de jóvenes que trataban de huir del operativo policial que terminó desbloqueando una vía de paso de los competidores del Dakar hacia la rampa, en el palco oficial de recibimiento.

Este hecho es más grave aún por tratarse de instalaciones de un lugar sagrado y protegido como patrimonio cultural religioso, sostiene y recuerda que la Iglesia, a lo largo de la historia, ha sido un lugar de acogida y protección para todos aquellos que se sentían perseguidos, y esto sin importar la posición política o social de las personas.

Los jóvenes detenidos resultaron ser estudiantes universitarios. En redes sociales se difundieron imágenes de lo que pasó como también de otro grupo de movilizados que pateaba la puerta tras la cual estaban sus compañeros y los uniformados. El rector de la Universidad Mayor de San Andrés, Waldo Albarracín, denunció que los detenidos fueron golpeados.

No solo en La Paz hubo protesta, sino en varias otras ciudades en rechazo al Código del Sistema Penal y en contra de la repostulación del presidente Evo Morales por considerarlas según la Iglesia- un serio retroceso de las libertades democráticas en el país. Llamaron al Gobierno a escuchar las voces que se manifiestan en las calles.

Una vez más llamamos a las autoridades del Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia a escuchar estas voces con respeto y actuar con racionalidad, así como no responder a esos masivos pedidos con la fuerza, que nunca resuelve nada, ni minimizar las manifestaciones ciudadanas, expresó la Iglesia y reflexionó que el ser anfitriones del Dakar justifica la represión.

Defendió el derecho de la población a protestar, aunque llamó a los colectivos ciudadanos a manifestarse de forma pacífica y respetuosa, con la confianza de que la verdad acabará triunfando. (12/01/2018)

Fuente: La Razon

Deja un comentario