El incendio que se desató la noche de este martes a unos 100 kilómetros al noroeste de Los Ángeles se mueve fuera de control, dejando a su paso más de 182 kilómetros cuadrados arrasados por las llamas, 150 edificios destruidos y la evacuación obligatoria de 27.000 personas.

Uno de los más de 1.100 bomberos que combaten las llamas resultó herido en el combate contra este incendio que ha obligado a cerrar escuelas, una universidad y varias carreteras y autopistas.


El incendio se desplaza imparable avivado por los fuertes y secos vientos, que se prevé se mantengan en los próximos tres días, y ya ha arrasado con un edificio de apartamentos y un hospital psiquiátrico.


Para complicar la situación, los vientos impiden trabajar a los medios aéreos, aunque los bomberos confían en que amaine lo suficiente para poder despegar en las próximas horas aviones y helicópteros y así poder atajar el avance del incendio, que, según el último reporte, estaba totalmente fuera de control.


Esperamos un comportamiento errático de los vientos y del fuego a lo largo del día, aseguró el Departamento de Bomberos de Ventura.


De los más de 260.000 hogares que quedaron sin electricidad anoche todavía cerca de 20.000 no habían recuperado el servicio a consecuencia de la conflagración. El crecimiento del incendio ha sido absolutamente exponencial, declaró en la conferencia de prensa el jefe de Bomberos del condado de Ventura, Mark Lorenzen.


Limitar operaciones


Los vientos de Santa Ana, propios de esta temporada del año, están obligando a bomberos a intentar adelantarse a su avance, evacuar a las personas y proteger las estructuras, según explicó Lorenzen.


Sin embargo, la Oficina de Alguaciles del Condado de Ventura (VCSD) reconoció que la fuerza de las llamas ha limitado las operaciones de control del incendio.


El gobernador de California, Jerry Brown, ha declarado en un mensaje en su cuenta de Twitter que, aunque este fuego se extiende rápidamente, seguirán trabajando para combatirlo.


 


DATOS


Millonarias pérdidas por el fuego en California. Las pérdidas por los incendios en California superan los 100 mil millones de dólares en la que ha sido considerada la peor ola de incendios en ese Estado.


Las víctimas mortales y desaparecidos. La ola de incendios deja más de 40 personas muertas y otras 50 fueron declaradas desaparecidas.


Ayuda humanitaria. Más de 11.000 bomberos de todo el país han trabajado contra el fuego.


 


EL PEOR AÑO DE INCENDIOS FORESTALES EN LA REGIÓN


Este fuego tiene lugar en el peor año de incendios forestales desde que se tiene registro en California, debido especialmente a los 250 registrados en octubre pasado en varios condados al norte del estado y que asolaron buena parte de las reconocidas regiones vitivinícolas de Napa y Sonoma.


Estos fuegos costaron la vida a 44 personas y destruyeron cerca de 8.900 viviendas y estructuras, según el recuento final de la agencia estatal californiana de protección contra incendios Cal Fire.


A este incendio en los condados de Ventura y Santa Paula, que han declarado el estado de emergencia local, hay que sumar otros tres en el sur de California, en áreas de Los Ángeles, Riverside y San Bernardino.

Unos 21 grandes incendios a la vez en algunos momentos, devastó más de 99.000 hectáreas en la que ya es la peor oleada de incendios de la historia del Estado.

Fuente: La Prensa

Deja un comentario