Washington |

La Organización de los Estados Americanos (OEA) inició ayer las audiencias públicas en las que se determinará si hay fundamento para denunciar al Gobierno de Venezuela por crímenes de lesa humanidad ante la Corte Penal Internacional (CPI).


En la sesión de ayer testificaron representantes de la sociedad civil venezolana ante el exfiscal de la CPI Luis Moreno Ocampo (2003-2012), nombrado en julio pasado como asesor especial para crímenes de lesa humanidad por el secretario general de la OEA, Luis Almagro.


A la delegación de Venezuela en la OEA se le envió la misma invitación que al resto de Estados miembros, pero no participará porque no quiere validar una actividad que considera ilegal, según explicaron a Efe fuentes de esa misión.


Esta es la primera vez que la OEA, con sede en Washington, impulsa una actividad de este tipo y lo hace a iniciativa de Almagro, no de los Estados miembros.


El abogado argentino Ocampo, que no cobra por este trabajo, estará a cargo de todas las sesiones y será, por tanto, quien modere y pregunte en las intervenciones de los denunciantes.


Mañana habrá otra audiencia similar, en la que testificarán militares venezolanos exiliados.


Las siguientes sesiones no están todavía programadas, pero antes del 30 de octubre analizará la información obtenida un panel de expertos que aún no está configurado, indicaron a Efe fuentes de la OEA.


Si Ocampo y el resto de expertos concluyen que hay fundamento para denunciar a Venezuela ante la CPI, estará por ver si es Almagro quien lleva el caso ante el tribunal o si lo hace alguno de los 28 Estados de la OEA que son parte del Estatuto de Roma, carta fundacional del tribunal con sede en La Haya (Holanda).


Si lo hacen uno o varios Estados, tendría más impacto, ya que no se trataría de una mera comunicación (algo que puede presentar cualquier persona o institución), sino de una referencia (exclusiva del Consejo de Seguridad de la ONU y de los Estados parte del Estatuto de Roma).


Con una referencia, la Fiscalía de la CPI debe abrir, automáticamente, un examen preliminar, explicaron a Efe fuentes de La Haya.


No hay precedente de que un Estado haya presentado una referencia contra otro en la CPI, precisaron las mismas fuentes.


Según el Estatuto de Roma, se considera crimen de lesa humanidad hechos como asesinato, exterminio, esclavitud, deportación, tortura, encarcelamiento o violación siempre que se cometan como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque.


Las audiencias se celebran en el gran salón de actos de la OEA, el Salón de las Américas, donde se han dispuesto cuatro mesas formando un cuadrado: una para Ocampo y la Secretaría General, otra para los denunciantes y dos para los Estados.


 


ASILO EN PANAMÁ


El Gobierno de Panamá aprobó ayer la petición formal de asilo político al magistrado suplente del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela Milton Ladera, debido al grave peligro que corre en el país suramericano.


La solicitud de Ladera, designado y juramentado por la Asamblea Nacional de Venezuela (AN, Parlamento) como magistrado suplente, era para obtener la condición de asilado, a fin de garantizar su libertad y garantías personales por la crisis a la que está expuesto en su país, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.


Ladera, que aún está en Venezuela, se une a la condición de asilado en Panamá que ya tiene un diplomático y otros 3 magistrados nombrados por el Parlamento, de mayoría opositora.


 


PROSIGUEN CONTACTOS PARA ABRIR UN VÍA DE DIÁLOGO


Representantes del Gobierno y de la oposición de Venezuela prosiguieron ayer por segundo día consecutivo los contactos en Santo Domingo para abrir un nuevo diálogo encaminado a cerrar la crisis que vive ese país. A iniciativa del expresidente del Ejecutivo español José Luis Rodríguez Zapatero y del Gobierno dominicano que invitaron el martes a ambas partes a un diálogo, ambas partes se volvieron a citar hoy en la sede de la Cancillería.


El encuentro, que se prolongó por más de 6 horas, se celebró con un gran hermetismo, sin que se hayan difundido imágenes del mismo ni se haya informado oficialmente sobre logística.

A su llegada ayer, a la sede de la Cancillería, el presidente dominicano, Danilo Medina, no hizo declaraciones a la prensa, pero al término del encuentro aseguró que se escuchó a ambas partes y señaló que hay mucha disposición de llegar a algún tipo de negociación.

Fuente: La Prensa

Deja un comentario