Joven con capacidades especiales se gradúa y sueña en grande

La Universidad Privada de Santa Cruz (UPSA) tomó juramento a 459 nuevos profesionales en el XXIX acto de colación de grado realizado la noche del jueves en el coliseo polideportivo del campus. Entre ellos estuvo Milton Leonardo Chávez Vaca Pinto, un joven de 24 años con discapacidad física (paraplejia) desde cuando era niño a consecuencia de una enfermedad neuromuscular, lo cual no impidió sus ansias de superación personal. Leonardo obtuvo la licenciatura en Marketing y Publicidad con una nota final de 96 sobre 100 en la defensa de su tesis, en la que demostró las técnicas y destrezas aprendidas a lo largo de cinco años de estudio y que piensa aplicar en la empresa familiar. El joven manifestó que las personas con alguna capacidad diferente deben tratar de superarse siempre. “Si uno vino al mundo con alguna diferencia a la gente común es por algo, pero seguramente tiene atributos que otras personas no tienen. Mi consejo es que se capaciten en la medida de sus posibilidades y que disfruten de la vida”, propuso. Lugar adecuadoEl mal neuromuscular afectó los miembros inferiores de Leonardo desde que era niño, por lo que a corta edad aprendió a desplazarse en silla de ruedas en un mundo plagado de obstáculos, puesto que la ciudad de Santa Cruz de la Sierra y buena parte de sus instituciones resultan hostiles para las personas con capacidades diferentes por su falta de infraestructura adecuada y por la escasa deferencia en las oficinas de atención al público.Al salir de bachiller del colegio Marista, Chávez confesó su interés de estudiar en la universidad estatal, pero desistió al comprobar que su infraestructura iba a ser un impedimento, por lo que optó por la UPSA, donde, según dijo, las condiciones están dadas para que personas con discapacidad se desplacen con facilidad por sus instalaciones.“Sueño con una ciudad más amigable con las personas con capacidades diferentes. Esta ciudad no tiene rampas, y si hay en algunas calles, son empinadas o muy angostas. En los parqueos la gente se estaciona en los lugares asignados a ciudadanos como nosotros y nos manda a buena parte si reclamamos”, manifestó.Su papá, Milton Chávez Melgar, contó que muchas veces perdió la paciencia en oficinas públicas y privadas por la indiferencia con que trataron a su hijo cuando fue a hacer algún trámite. “Hace poco fuimos mal atendidos en un banco. Nos falta mucho en reglas de urbanidad. En Río deJaneiro, en un partido en el estadio Maracaná compramos entradas revendidas para mi hijo, mi sobrino y para mí, pero las tuvimos que regalar porque un policía nos dio preferencia para entrar a un lugar privilegiado a ver el partido por la condición de Leonardo”, contó Milton Chávez haciendo comparaciones. En el negocio familiarLeonardo llegó ayer a Carole Beauty Supply, empresa importadora de productos de belleza de sus padres ubicada en la avenida Trinidad. Allí lo esperaba un despacho habilitado para él como premio a su profesionalización.El joven ya trabajaba en la firma en el equipo de diseño gráfico y en el manejo de la publicidad en las redes sociales; ahora lo hará con el estatus de jefe. Se confiesa un ferviente seguidor y socio de Oriente Petrolero, al que sigue casi a todas partes. En el campo sentimental lleva un noviazgo de cuatro años con perspectivas de matrimonio.  LA UPSA GRADUÓ A 459 NUEVOS PROFESIONALESLa noche del jueves se graduaron 459 estudiantes de las cinco facultades de la UPSA: Arquitectura, Diseño y Urbanismo; Ciencias Empresariales; Ciencias Jurídicas y Sociales; Humanidades y Comunicación e Ingeniería. Los alumnos desfilaron para recibir su diploma académico y título profesional a la cabeza del grupo conformado por 20 graduados por excelencia (el mejor estudiante de cada una de las 20 carreras). La toma de juramento estuvo a cargo del presidente de la Federación de Profesionales de Santa Cruz, Marcelo Arrázola Weise. Alejandra Startary Montero, flamante profesional de la carrera de Comercio Internacional, fue elegida por sus altas calificaciones para hablar a nombre de todos los graduados.
Fuente: El Deber