Con una carrera consolidada en el exterior, la violinista nacional Karin Cuéllar Rendón retornó al país, donde, además de reencontrarse con sus seres queridos, cumplirá con asuntos pendientes de su labor artística. Entre ellos se destaca el par de recitales que brindará el 14 y 15 de agosto en la capilla Los Huérfanos, junto con el guitarrista cruceño Pablo Uriarte. Ambos harán una presentación para estudiantes en la Casa de la Cultura el 17 del mismo mes.

“A Pablo lo conocí cuando estudiamos en Buenos Aires y desde hace tres años queríamos dar estos conciertos”, expresó Cuéllar, recordando la actuación que tuvieron en 2012 en el programa Escenas, la cultura está acá.

Allí nació la idea interpretar a uno de los compositores cumbres del barroco: G.F. Handel. Los jóvenes artistas adelantaron que el programa, además de Handel, incluirá la historia del tango, a través de la obra de Astor Piazolla.

Ascendente

En julio de 2009, Karin ganó una audición para formar parte de la Orquesta de las Américas YOA, institución fundada por el tenor español Plácido Domingo, con la que participó de una gira por Estados Unidos y Canadá. Habiendo recibido la invitación para trabajar permanentemente en la YOA, la joven artista realizó audiciones en los mejores conservatorios y universidades estadounidenses, obteniendo una beca completa en Montclair State University en New Jersey.

Desde entonces su carrera ha ido en ascenso. Recientemente ganó una audición para la Apollo’s Fire, la Orquesta Barroca de Cleveland y días antes de volver a Bolivia participó en el Oregon Bach Festival, donde tocó como solista junto a otra eminencia del barroco, la violinista británica Monica Haguet y fue dirigida por el prestigioso director japonés Masaaki Suzuki.

“La YOA me cambió la vida; amplió mis horizontes y me dio la oportunidad de diversificarme como profesional, tanto en el aprendizaje como en la enseñanza. Sería genial que más artistas bolivianos aprovechen esta oportunidad. Acá hay muchos talentos que lo pueden lograr”, aseguró Cuéllar.

Fuente: Marcelo Suárez / El Deber

karin cuellar

Deja un comentario