La Orquesta Académica de Tarija se abre paso entre el escepticismo

Esta agrupación de músicos se creó el 6 febrero de 2017, pero oficialmente fue lanzada el 4 de septiembre con su “Concierto Presentación”, desarrollado en la Casa de la Cultura de Tarija. Este gran emprendimiento artístico poco a poco se abre paso entre el escepticismo de una sociedad que valora muy poco la música orquestal.La joven directora, con una mirada esperanzadora y llena de energía, dice estar segura que se puede superar aquello, y a pesar de la falta de apoyo de las autoridades locales, lucha con sus pares para cambiar esa realidad. “Es joven este ámbito orquestal en la ciudad, deben ser 6 años que hay este movimiento más consistente, pero es complejo en el tema de organización. A veces las empresas no entienden y la realidad es que también uno no puede enseñar por amor. Uno va a pedir apoyo y no comprenden para qué es o todavía no hay este fin de que uno se pueda dedicar de manera profesional a la música”, lamenta.Sin embargo, espera que con el transcurso de los años la visión de muchas personas cambie en cuanto a la música orquestal y se adquiera ese gusto al igual que por otros géneros. La OrquestaLa Orquesta Académica de Tarija nace por la necesidad de ofrecer a los niños y jóvenes una formación profesional en la música orquestal.“La música ya no solamente es un hobby sino es una profesión más, es una segunda opción. Queremos que tengan este tipo de formación, no solamente ir y tocar, sino aquí les enseñamos cómo tienen que estudiar”, refiere de forma enfática la directora, Valentina Janco.La orquesta cuenta con 40 integrantes, que se dividen en dos grupos, que tocan las cuerdas: violín, viola, violonchelo y contrabajo; y quienes tocan los vientos, éstos a su vez se subdividen en dos: maderas y metales. En la primera está la flauta travesera, el clarinete, el oboe y el fagot, y en la segunda está el cono francés, la trompeta, el trombón y la tuba.Para ser parte de la Orquesta los interesados deben tener un nivel básico de conocimiento en el campo musical y realizar una audición. Pero los miembros antiguos también deben pasar por ese proceso, ya que los profesores no permiten que baje la calidad del grupo.“Todo depende de las ganas que uno tenga, he visto que hay chicos que aprenden muy rápido y a otros les cuesta, o van porque el papá les ha dicho: quiero que estudies esto. Exagerando, creo que un niño debe tocar a los tres meses su primer concierto, porque sino éste se aburre, entonces el profesor tiene que motivarlo para que la primera semana toque una pieza”, enfatiza. Los estudiantes deben asistir a clases por lo menos cuatro veces a la semana y éstas duran una hora y media por día. El objetivo es que esta actividad no les consuma todo el tiempo y puedan equilibrarlas con otras diligencias que realizan.Esta orquesta toca todo tipo de música, pero su especialidad es lo clásico. Es un género poco valorado, sin embargo cuando tienen conciertos aplican diferentes estrategias para tener un auditorio lleno. Así esperan que de forma paulatina los tarijeños adquieran ese gusto por este arte.“Uno tiene que ver cómo puede atraer al público, porque si le dedicamos un repertorio clásico que la gente no va a entender es muy difícil, pero he visto que está mejorando, está yendo lento pero está mejorando”, resalta Valentina. EventosLa Orquesta ya tuvo diferentes presentaciones en la Casa de la Cultura, también en el evento del “Personaje del Año” desarrollado por el diario El País eN. A finales del año 2017 fueron parte de la actividad “Unidos por la Música”, a la que llegaron profesores extranjeros.Esta academia envió a diez de sus estudiantes a la Orquesta Filarmónica de Bolivia para que se capaciten en la ciudad de Cochabamba. Entre los compositores que interpretarán este 2018 están Holst, Haendel, Saint-Saens, Bartok, Dvorak, tienen cinco temporadas preparadas. En septiembre hay un encuentro para “vientos metal”, para éste llegará un maestro de Brasil y a fin de año serán parte de la IV versión del evento Unidos por la Música.La Orquesta Académica de Tarija pertenece a la Fundación Musical Bravura, misma que tiene su sede en Cochabamba y apoya a diversos proyectos entre los que está la Filarmónica de Bolivia. Es así que les conceden espacios para que envíen a los estudiantes más destacados.Janco y Aastruc son becados por esa fundación en Colombia, razón por la cual realizan diplomados de capacitación para mejorar su talento. Valentina Janco, 10 años en la música orquestal Tenía tan sólo 12 años cuando inició en la que es su carrera hoy. Valentina Janco en la actualidad tiene 22 años de edad y ya funge como co-directora de la Orquesta Académica de Tarija. Inició con el instrumento del violín y su formación fue en el instituto Mario Estenssoro. Participó de las clases motivada por su primo. Su primer profesor fue Franz Condori, a quien recuerda como alguien muy motivador que impulsó su gusto por la música clásica.Esa orquesta se desarmó al año siguiente por una falta de organización, razón por la cual Valentina dejó su instrumento durante algún tiempo. Sin embargo, su siguiente paso sería la Sinfónica Departamental, donde acudió por invitación directa. Tiempo después se convirtió en maestra de esa agrupación con estudiantes iniciales. Janco considera estos momentos los más difíciles de su vida hasta el momento.Para Valentina no fue complicado equilibrar su trabajo con su formación colegial, sin embargo el reto fue durante la Universidad, pues hace un año empezó a dar clases en varios lugares. Sin embargo, aquello pudo ser superado, hoy cursa su último año de la carrera Ingeniería en Redes y Telecomunicaciones. Es integrante de la Filarmónica de Bolivia, participó en diez encuentros y siempre la convocan como refuerzo para diversas actividades. Está becada en la Academia Iberoamericana.Tiene un diplomado en Instrumentación realizado en Medellín, Colombia donde aprendió cómo enseñar este arte. Ahora realiza su segundo diplomado en Dirección Orquestal. Uno de sus sueños más grandes es apoyar a tarijeños para que estudien esta carrera sin que les cueste tanto como le pasó a ella, pero también busca que también se abran espacios para que puedan desempeñar aquello como una profesión que les permita tener una remuneración económica. Otro de sus sueños es tener una licenciatura en el instrumento del violín.Uno de sus mayores logros es haber obtenido una condecoración de la Filarmónica de Bolivia por ser un miembro estable en esa orquesta. Además el 2017 obtuvo el primer lugar en los Premios Joven, en la categoría “Joven Cultural”.La extensa trayectoria de esta joven artista es considerada un orgullo para el departamento de Tarija. La música orquestal en Tarija No hay una ley de apoyo a este sector La directora de la Orquesta Académica de Tarija, Valentina Janco, lamentó que no exista una ley de incentivo y apoyo a quienes desarrollan este tipo de música orquestal. “Cuando pedimos apoyo económico (a las autoridades) para programas, que por ejemplo es papelería, no pueden ingresarlo porque no hay algo que especifique un apoyo cultural”, manifiesta. Janco espera que la realidad de Tarija cambie y que las instancias públicas brinden apoyo. Piden ayuda para sostener este arte Son contadas las instancias que apoyan a este sector, razón por la cual exhortan a las empresas a que formen parte y vean desarrollarse a las orquestas tarijeñas. La Orquesta Académica de Tarija destaca la ayuda de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho (UAJMS) que les brinda un ambiente para que realicen sus prácticas. El apoyo de las instituciones públicas es fundamental para ver crecer este tipo de artistas y sus emprendimientos. Joven destacada proyecta cambios Valentina Janco, una joven tarijeña con grandes logros, trabaja para conseguir cambios importantes en Tarija, principalmente en la mentalidad de las personas. Con esfuerzo y perseverancia cree que se puede crear un gusto por la música orquestal, todo es cuestión de ofrecer un repertorio adecuado e interesante. Prevé apoyar a jóvenes tarijeños para que vayan a estudiar en otros espacios y esa práctica no sólo sea vista como un hobby.
Fuente: www.elpaisonline.com