Las lluvias inundaron Guanay y las comunidades aledañas.

Leny Chuquimia / La Paz 

Autoridades municipales de Guanay  y de Cairoma de las provincias   Larecaja  y Loayza, respectivamente,  piden ayuda a los  gobiernos departamental y central para atender los desastres que se generaron  en estas regiones por las inclemencias del tiempo.

En ambas localidades paceñas hay un total de 28 comunidades afectadas por  la lluvia y  el granizo.  El alcalde de Guanay, Roger Tintaya,   señaló  que las primeras respuestas son insuficientes ante el número de afectados que subió en las últimas horas.

Granizada en Cairoma

En la provincia Loayza, la noche del jueves una fuerte lluvia y granizada cayó sobre 16 comunidades del municipio de Cairoma. Todos los sembradíos de esta zona, algunos ya listos para la cosecha,  se perdieron.

“El jueves a las 22:00 cayó una granizada que ha castigado todos los sembradíos. Se ha perdido la siembra de   papa, haba  y cebada en la parte alta, como también  los sembradíos frutícolas en el sector del valle donde  teníamos duraznos y manzana. Todo se ha perdido”, explicó el alcalde de Cairoma, Pablo Morales, que ayer llegó a La Paz.

De los cultivos no quedó nada que pueda ser rescatado bajo la capa de hielo, de agua y fango.  “Todo lo que he invertido, todo lo que tenía se ha perdido. Hasta con tractor  he hecho trabajar  y ahora ya no queda nada”, lamentó  uno de los afectados.

Entre lágrimas y desesperación, los  pobladores pidieron  que el Gobierno les ayude con la dotación de semillas para levantar una  nueva producción. Señalaron que si bien las semillas se constituirían en un gran apoyo, éste  no cubrirá la pérdida actual y las necesidades de la población hasta  la próxima cosecha.   

 

Riadas en Guanay

El jueves,   los habitantes de al menos  12 comunidades indígenas circundantes al río Mapiri  fueron sorprendidos por la crecida del caudal que produjo varias riadas. Baronpampa fue la más castigada con 27 familias afectadas de las que hasta el momento sólo 15 consiguieron refugio y atención. 

“Por las constantes lluvias de los últimos días y del jueves en la noche, el río de Mapiri ha crecido bastante y ha afectado a 12 comunidades indígenas. El jueves  a las siete de la mañana nos ha sorprendido sobre todo a los habitantes de Baronpampa,  los más afectados”, relató Tintaya.

 La fuerza de la riada derribó viviendas y muros, además de generar grietas en los suelos de las viviendas. Hasta el mediodía de ayer se contabilizaron  27 familias afectadas que requieren un refugio temporal.

  “Como autoridades locales ya no podemos contener a todos los afectados. Requerimos ayuda de las autoridades departamentales y nacionales  para atenderlos. Necesitamos carpas, alimentos,  y herramientas de trabajo para reconstruir todo”, dijo la autoridad municipal.

  Detalló que al momento 15 familias ya fueron instaladas en albergues temporales habilitados en las canchas y las sedes comunales de la localidad. “De la dirección de Alerta Temprana de La Paz hemos recibido  15 carpas y 20 frazadas pero ya tenemos  27 familias afectadas que no alcanzan. Estamos en emergencia y desastre”, indicó Tintaya.

 

fuente:http://www.paginasiete.bo

Deja un comentario