El MAS lleg en 2006 a Palacio como el Huracn Irma, categora cinco. El pronstico del tiempo poltico de entonces sealaba que iba a arrasar a su paso con las viejas estructuras y arrancar de raz los males neoliberales. Pero poco a poco fue bajando de categora y ahora no es ms que muyu muyu wayrita (vientecito en quechua). 
 
Qué pas? Merece un repaso.
 
Fracaso uno:
 
En serio! Cre que iba a transformar la justicia. Pero en 11 aos hizo lo que en 180 no haba hecho ningn gobierno: la hundi ms all del infierno. Hoy est “podrida (el adjetivo corresponde al vicepresidente Garca). 
 
Los masistas quisieron culparnos (a los electores) de su fracaso; dijeron que nosotros elegimos en 2011 a los jueces que ellos seleccionaron. Cmo!, si nosotros votamos nulo y blanco y ganamos; sin embargo, igual posesionaron a los perdedores, olvidando que en democracia manda la mayora. Es muy probable que se repita la historia en las elecciones del 3 de diciembre.
 
Fracaso dos:
 
De verdad! También confié en  que los “hermanos azules iban a acabar con el narcotrfico; pero después de que el Presidente de los cocaleros y del Estado Plurinacional, Evo Morales, legaliz la coca que, segn la ONU, va en un 92 % al narco, quedaron erradicadas mis esperanzas. 
 
Ya dudaba cuando me enteré -de la boca de propios cocaleros- que en el Trpico cochabambino hay ms de 7.700 hectreas de coca, escondidas en los denominados “lotes blancos.
 
Expuse mi preocupacin a un servidor pblico. Me dijo que la fuerza antidroga es ms efectiva que cuando estaba la DEA en el pas porque incauta ms droga. Wait! esos datos slo reflejan que hay ms coca, en consecuencia ms cocana. 
Cuando cay el “narcogeneral (Sanabria, nada ms ni nada menos que el jefe de inteligencia antidroga) y apareci orondo el “narcoasesor haciendo campaa por otra repostulacin del jefe de los cocaleros y del MAS, el fracaso fue “fisonomizndose.  
 
Fracaso tres:
 
Ah! Estaba seguro que el huracn azul iba a acabar con la corrupcin; pero la decepcin fue fatal cuando termin corrompiendo a la misma “reserva moral de la humanidad en el Fondo Indgena. 
 
Cierto!  Ningn gobierno encarcel a sus ministras y exautoridades, sospechosas de corrupcin. Pero un cachito, la lucha contra la corrupcin no consiste en quién encarcela ms a sus corruptos, sino en reducir el mal con transparencia obligatoria. 
 
Quedé atnito cuando el socialismo autoritario comenz a encarcelar, paradjicamente, a gente que peda transparencia como los dirigentes de Achacachi, San Buenaventura, Coroico.
 
Fracaso cuatro: 
 
Palabra! Cre que iban a revolucionar la salud, pero tres hechos cambiaron mi percepcin: 1) Ver a los enfermos de cncer implorando por un acelerador lineal; 2) ver cmo atacaron a un “Tata Cura por pedir 10% de presupuesto; 3) e informarme por Pgina Siete sobre la precariedad de los hospitales pblicos.  
 
Fracaso cinco:
 
Recuerdas la arenga: Planeta o muerte? Corri mucha plata en dos cumbres mundiales para la retrica en defensa de la madre tierra. Y de pronto deciden hacer una carretera por la mitad del TIPNIS, construir represas (Bala y Chepe) que afectarn el parque nacional Madidi, y autorizar actividades de hidrocarburos en reas protegidas. 
 
El punto final lo puso el Vicepresidente cuando dijo que las reas protegidas fueron un invento gringo. Qué vergenza! No ley el artculo 385 de la Constitucin.
 
Dudas 
 
Cmo vamos en educacin? No participamos en ninguna evaluacin internacional, entonces no sabemos cmo estamos.
 
Qué tal la economa? S, lo hicieron bien, como lo hicieron también bien los gobiernos de Per, Paraguay, donde no hubo nacionalizaciones ni socialismo autoritario; lo que quiere decir que la lluvia de los buenos precios de las materias internacionales moj a todos. Veremos cmo nos va en tiempo de vacas flacas y ojal funcione muy bien la nueva planta de amoniaco y urea.
 
Pa su verdad! El Gobierno hizo grandes obras. Todas funcionan y son rentables? Enumera por favor en familia. 
 
Y sobre estos fracasos y dudas, quiere Evo quedarse hasta el 2025? Creo que viene otro huracn.

 Andrés Gmez Vela es periodista.

Fuente: Pagina Siete

Deja un comentario