La joven de 22 años accedió a las semifinales de racquetball en dobles y en singles y ya se aseguró, al menos, dos medallas de bronce; en Guadalajara 2011, ganó la única presea de la delegación de Bolivia.

La Argentina se aseguró dos medallas en los Juegos Panamericanos 2015. Aún no se sabe el material (oro, plata o bronce), pero sí la deportista y la disciplina: María José Vargas, en singles y en dobles femenino de racquetball. Primero, venció a la mexicana Samantha Salas por 2-0 y, luego, junto a Guillemette, ganaron contra la dupla colombiana. Con estos triunfos, selló el pase a las semifinales en ambas categorías y ya sumó otras preseas para la delegación de nuestro país, pese a que recién obtuvo la nacionalidad argentina en 2013.

Vargas nació el 18 de marzo de 1993 en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Su pasión por el racquetball se encendió en la infancia. “Cuando tenía ocho años, comencé a seguir a mi hermano al club y me gustó este deporte. A los 13, participé en mi primera competencia internacional. Esto me ha abierto muchas puertas y me ha dado grandes satisfacciones. He viajado, conocido gente y me hace feliz”, contó hace algunos años en una entrevista, cuando aún representaba al país del altiplano.

juegos-panamericanos-toronto-2015

Antes de representar a la Argentina, la joven ganó los mundiales juniors 12, 14, 16 y 18 y la única medalla (de bronce) de la delegación boliviana en los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011. Sin embargo, por la falta de apoyo económico, decidió nacionalizarse argentina hace poco más de dos años para poder participar del plan de financiamiento del Enard, que fue creciendo en los últimos años.

¿Qué más une a Vargas con nuestro país? Su fanatismo por las Leonas, la selección argentina femenina de hockey sobre césped. Incluso, durante sus primeros años como juniors, cuando aún representaba a Bolivia, quería jugar con la camiseta que defendió durante más de una década Lucha Aymar.

Su vida, lejos de la raqueta

Radicada en Los Angeles, Estados Unidos, María José aprovecha sus tiempos libres para despuntar otra pasión: el modelaje. Según pudo saber canchallena.com, y pese a que el sitio oficial de Toronto 2015 lo pone como su “profesión”, la boliviana-argentina apenas realizó un puñado de campañas publicitarias. También es conocida en el altiplano por ser la hermana de Ximena Vargas, ex Miss Bolivia Internacional en 2009.

Fuente: La Nación

Deja un comentario