Página Siete
Digital / La Paz

El portavoz de la demanda marítima y expresidente de Bolivia, Carlos Mesa, afirmó que
“el mar está por encima de todo”, después de ser criticado por el
presidente Evo Morales por mencionar que Morales le debe al gobierno de Gonzalo
Sánchez de Lozada “mucho más de lo que él mismo se atreve a reconocer”.

“En lo que a mí toca, seguiré haciendo el trabajo que me ha sido
encomendado con la misma dedicación de siempre, con la única meta de fortalecer
la política de Estado de Bolivia para la Causa Marítima. Por encima de
cualquier consideración personal, está el interés del país y a ese interés
estoy sometido hoy y siempre”, escribió hoy en su blog Mesa.

Mesa se ratificó en sus reflexiones históricas, aunque precisó
que esto nada tiene que ver con afectos o desafectos personales o políticos en
relación a su visión del gobierno del MNR. Además, aclaró que cuando aceptó ser
vocero de la demanda quedó claro que esta función no embargaría su derecho de
expresar libremente sus ideas.

“Tal como acordamos con el Presidente Morales cuando me invitó
como Representante Oficial del Gobierno de Bolivia para la Demanda Marítima, mi
compromiso con el tema no embarga mi libre conciencia y el derecho de expresar
mis ideas como ciudadano y como expresidente, cosa que siempre he hecho y
seguiré haciendo en el marco del respeto”, añadió.

Añadió que no está interesado en hacer campaña política. “El
Presidente y el país saben que no estoy interesado en hacer campaña política de
ninguna naturaleza”, subrayó.

En una entrevista del pasado 6 de enero, Mesa afirmó que Morales
le debe al gobierno de Sánchez de Lozada “mucho más de lo que él mismo se
atreve a reconocer”. Mesa justificó su observación, que calificó de una
reflexión “de carácter histórico”, aduciendo que las medidas del
primer gobierno de Sánchez de Lozada (1993-1997) en participación social,
educación y tierras sirvieron de base para la refundación del país en el
“Estado Plurinacional” en 2009.

 

Textual extractado del blog de Carlos Mesa

El Mar está por
encima deTodo

El pasado 6
de enero en una entrevista de casi dos horas con Eduardo Pérez Iribarne en
Radio Fides, en ocasión de haber sido elegido Personaje del Año por ese medio,
hice algunas reflexiones de carácter histórico. Tales consideraciones -en las
que me ratifico- nada tienen que ver con afectos o desafectos personales o
políticos. Los actos de mi gobierno, comprometido con una agenda de cambio, se
expresaron en la Reforma Constitucional, la convocatoria a la Asamblea
Constituyente, la convocatoria a elección directa de prefectos y el Referendo
para cambiar radicalmente la política nacional de hidrocarburos. Son
inequívocos en el contenido ideológico de mi pensamiento político.

Nunca, por ninguna razón ni personal ni
conceptual, justifiqué ni justificaré la violación del sagrado derecho a la
vida y los Derechos Humanos en su conjunto, independientemente de que quien
haya cometido esos actos tenga un origen democrático. Esa convicción guió mis
decisiones en 2003 y las de toda mi gestión presidencial.

Tal como acordamos con el Presidente
Morales cuando me invitó como Representante Oficial del Gobierno de Bolivia
para la Demanda Marítima, mi compromiso con el tema no embarga mi libre
conciencia y el derecho de expresar mis ideas como ciudadano y como
expresidente, cosa que siempre he hecho y seguiré haciendo en el marco del
respeto.

El Presidente y el país saben que no
estoy interesado en hacer campaña política de ninguna naturaleza.

Durante un año y medio, y siempre
concibiéndome como parte de un equipo, he realizado un intenso trabajo
comprometido con el Estado Boliviano. He contribuido a la redacción de “El
Libro del Mar”, he desarrollado una amplia explicación a la comunidad
internacional sobre cuáles son los argumentos históricos y jurídicos que
sustentan la Demanda presentada por Bolivia ante la Corte Internacional de
Justicia, y he tenido también oportunidad de dejar en claro la posición
boliviana en Chile. Esa tarea estuvo estrechamente coordinada con el Primer
Mandatario.

Lamento que repercusiones
mediáticas desmesuradas sobre un fragmento de una entrevista radial, hayan
generado una falsa polémica. Mi compromiso como Representante es inalterable.
En lo que a mí toca, seguiré haciendo el trabajo que me ha sido encomendado con
la misma dedicación de siempre, con la única meta de fortalecer la política de
Estado de Bolivia para la Causa Marítima. Por encima de cualquier

fuente:http://www.paginasiete.bo

Deja un comentario