– La charla final fue que todos teníamos que llevar a Messi, el mejor jugador del mundo, a jugar el Mundial.

Desde que asumió en la selección en junio, Jorge Sampaoli intenta crear las condiciones para que con Argentina aparezca la mejor versión de Lionel Messi. En la previa del angustiante partido en Quito, apeló también a lo sentimental. Lo que pasó en la cancha es que, como mostró toda la eliminatoria, fue el 10 el que llevó a la Albiceleste a la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™.

La incidencia de Messi en la clasificación de un equipo que tuvo ¡tres! entrenadores en las 18 fechas jugadas es capital. Ante Ecuador dio vuelta una desventaja a los 40 segundos que paralizó los corazones argentinos liderando el juego y marcando tres goles. Logró su primer hat-trick en su historia personal en los clasificatorios sudamericanos en el momento más critico de su equipo.

“Habíamos dejado pasar oportunidades importantes nosotros solos. Nos complicamos y venir a jugar acá no era fácil. Estaba el miedo de quedar afuera, no sé cómo hubiese reaccionado [si pasaba] y hubiese sido una locura para Argentina. De la manera que fuera, teníamos que estar. Argentina no se podía permitir no estar adentro”, dijo después de su partidazo.

✈️

¡@Argentina clasifica a #Rusia2018!

La #Albiceleste, campeona en 1978 y 1986,
participará en su 17ª Copa Mundial pic.twitter.com/8Kf01dE2Wb

— #Eliminatorias (@fifaworldcup_es) 11 de octubre de 2017

Hay varias maneras de cuantificar su enorme aporte al viaje argentino a Rusia. En lo inmediato, su gol de anoche a los 11 minutos rompió una racha de ¡446 minutos! sin que ningún jugador argentino marcara. El tanto anterior, de penal, que le dio a Argentina una victoria que no justificó en el juego, había sido ante Chile en la 14ª fecha. ¿El autor? Messi.

En total fueron 7 goles en los 10 partidos que jugó. Fue el segundo goleador de las eliminatorias, a tres del uruguayo Edinson Cavani, que jugó 15 encuentros. En dos años de camino mundialista pasaron, con mayores o menores oportunidades de jugar, varios centrodelanteros: Gonzalo Higuaín, Sergio Agüero, Lucas Pratto, Lucas Alario, Mauro Icardi y Darío Benedetto. Entre todos sumaron apenas 3 tantos.

Argentina, con 19 gritos, tuvo su peor registro goleador desde que en Sudamérica se juega con el sistema de todos contra todos, estrenado para Francia 1998. El más bajo de las cuatro clasificadas a Rusia. Por lesiones o suspensión, Messi se perdió 8 partidos. Con él en cancha, ganó 21 de los 28 puntos con los que finalizó tercera.

Los números de Messi

“Hubo cambios de técnico y siempre es difícil adaptarte de cero a una nueva filosofía”, teorizó Messi. Entre Gerardo Martino, Edgardo Bauza y Sampaoli hicieron jugar a 42 futbolistas. Argentina jamás repitió un once titular. 

Tras la clasificación, el vestuario argentino explotó en cantos, una imagen poco vista en los últimos años pese a ser los vigentes subcampeones del mundo y dos veces subcampeones de América. El desahogo fue enorme para jugadores, prensa y público.

En plena euforia, en zona mixta, le preguntaron a Messi si la victoria en Quito era como “ganar la cuarta final” tras las tres decepciones consecutivas. El 10 fue tajante: “Hicimos lo que estábamos obligados a hacer. Argentina está obligada a clasificar siempre. Ahora hay que prepararse para ganar el Mundial”.

 

Fuente: FIFA

Deja un comentario