EFE  / México

La Fiscalía mexicana anunció ayer  el inicio del proceso de extradición a Estados Unidos del narcotraficante Joaquín El Chapo  Guzmán, recapturado el viernes en el estado de Sinaloa. Según las autoridades, este proceso  tiene “distintas etapas” y se prevé largo por  los requisitos legales. 

La Procuraduría General de la República explicó en un comunicado que no hay impedimento para ejecutar las órdenes de aprehensión con fines de extradición emitidas en contra del capo tras su fuga el 11 de julio pasado de un penal de máxima seguridad y “mucho menos el inicio del procedimiento de extradición”.

 Si bien durante el tiempo que Guzmán evadió la acción de la justicia sus abogados tramitaron varios amparos contra una eventual extradición, solicitada formalmente por Estados Unidos, algunos de ellos “fueron sobreseídos, mientras que otros siguen en trámite”, apuntó.

 Plazo incierto

Alejandro Hope, experto en  seguridad y exagente del Centro de Inteligencia e Investigación Nacional, dijo que la gran pregunta no es si lo van a extraditar, sino cuándo y “ahí sí tengo dudas”.

“El día que El Chapo entre a una prisión mexicana es el día que va a empezar a planear su siguiente fuga”, sentenció Hope, quien consideró que el Gobierno de México no quiere correr el riesgo de   volverlo a perder de vista.

El temor es porque el capo se ha fugado ya dos veces de penales de máxima seguridad: la primera en 2001 en un carrito de lavandería y la segunda en julio pasado por un túnel de 1,5 kilómetros, mandado a hacer por él mismo. Ahora Guzmán ha vuelto a la prisión de la que escapó la última vez; ese penal está ubicado a sólo 90 kilómetros  de la capital de México.

fuente:http://www.paginasiete.bo

Deja un comentario