1.         Pedimos al presidente y vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, el respeto a la voluntad del pueblo boliviano emanada del referéndum constitucional del 21 de febrero del 2016 y de la CPE.

2.         Exigimos a las autoridades del gobierno nacional que cumplan su mandato constitucional conforme lo establecido en el art 168 de la CPE y a la promesa pública del presidente del Estado Plurinacional de Bolivia de respetar la decisión del referéndum manifestada en fecha 15 de enero del 2016.

3.         Se determina convocar a un paro cívico nacional de actividades.

4.         Se determina que de forma inmediata se inicie una vigilia permanente, y así mimo se convoca a una gran marcha de unidad de todo el pueblo cruceño en rechazo a la pretensión de perpetuarse en el poder para el día viernes 15 de diciembre del presente año.

5.         Esta Asamblea de la Cruceñidad da la potestad al Directorio del Comité pro Santa Cruz para que en coordinación con la comisión conformada por las plataformas ciudadanas, jóvenes, estudiantes universitarios representados en la FUL y otros, lleven adelante las determinaciones de esta Asamblea.

6.         Ratificar la determinación del Directorio Ampliado de presentar un recurso internacional, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en rechazo a la sentencia Nº 0084/2017 de fecha 28 de noviembre del Tribunal Constitucional Plurinacional, comisionando para tal efecto al presidente del Directorio del Comité pro Santa Cruz. Asimismo se determina la recolección de firmas para respaldar las acciones que se hagan ante las instancias correspondientes.

7.         Declaramos traidores a la Patria a los miembros del Tribunal Constitucional Plurinacional que firmaron la sentencia 0084/17 de fecha 28 de noviembre del 2017.

8.         Se determina que todas las movilizaciones ciudadanas deben ser pacíficas y democráticas, rechazando cualquier acto de violencia y vandalismo.

Mujeres entregaron el pañuelo rojo al presidente de los cívicos cruceños. Foto Jorge Gutiérrez

Fuente: El Deber

Deja un comentario