monteiro niño

Tiene la genética del goleador. Su padre, Edú Monteiro, fue un centrodelantero brasileño de varios equipos en el país. En el porte se nota que se parece a su progenitor.

“Matagoleiro”, 16 años y boliviano de nacimiento, presta servios (por el momento juega, simplemente eso, diría su entrenador), en la gran sorpresa del fútbol nacional: Quebracho de Villa Montes.

A lo largo de los encuentros disputados en la Copa de Altura dijo presente con sus goles y su buen pie a la hora de tener el balón.

A los tres años mi madre me metió a la Tahuichi, luego fuimos a España, donde pude jugar fútbol de salón. Pasados algunos años entré en la escuela de Portachuelo, jugué en la selección cruceña y posteriormente me llamó Quebracho, recuerda Monteiro.

Cuando de sus virtudes como jugador expresa que según me han dicho cuando entró en el área la piso muy bien y que la jugada siempre termina en gol.

Como todo joven tiene un sueño: llegar a ser profesional y a vestir la camiseta de la Selección.

Quebracho es un equipo que comenzó a tener repercusión en el país a partir de su clasificación al Nacional B, certamen del cual toma parte. Su jugador más veterano tiene 21 años y el resto de allí para abajo, hasta los 15.

La falta de experiencia y el roce con jugadores mayores ha hecho pasar factura al equipo, que pese a todo a respondido. Creo que con más experiencia Quebracho será un equipo a considerar, expresa el delantero.

Declarado hincha del Oriente Petrolero, espera que salga campeón del torneo liguero y que alguna vez pueda vestir la casaca del equipo refinero.

Ronaldo Monteiro ha llamado la atención de todos durante el certamen que se cumple en La Paz, ahora viene lo más difícil, confirmar todo lo hecho hasta aquí en la semifinal y final del torneo. En Villa Montes están a la expectativa, en el resto del país se preguntan hasta dónde podrá llegar este equipo, cuyos dirigentes lo quieren en la Liga.

 

fuente:http://www.erbol.com.bo

Deja un comentario