El exjefe máximo de la mafia siciliana, Totò Riina, falleció ayer en una prisión de Parma al norte de Italia a los 87 años tras una vida dedicada al crimen organizado, muchos de cuyos secretos el histórico capo se lleva a la tumba.

Riina murió después de pasar los últimos cinco días en coma y haber sido intervenido quirúrgicamente en dos ocasiones; la Fiscalía de esa ciudad ha ordenado que se practique la autopsia puesto que la muerte sucedió en una prisión.


Las reacciones a la desaparición de un hombre considerado entre los más violentos de la sangrienta historia de la Cosa Nostra, la mafia siciliana, fueron múltiples y desde todos los ámbitos de la vida italiana.


La presidenta de la comisión parlamentaria antimafia, Rosy Bindi, aseguró que esa muerte no es el fin de la mafia.


Totò Riina ha sido el jefe sin discusión y el más sanguinario de la Cosa Nostra de los atentados. Esa mafia había sido ya derrotada antes de su muerte, gracias al duro empeño de las instituciones y el sacrificio de tantos hombres valientes y justos, explicó Bindi.

El presidente del Senado y exfiscal antimafia, Pietro Grasso, advirtió por su parte que no se baja la guardia por la desaparición del capo, y recordó que esta activará nuevos problemas dentro de Cosa Nostra, pues ahora se abre la cuestión de su sucesión.

Fuente: La Prensa

Deja un comentario