Desde 2001, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), promueve cada 1º de Junio, actividades referentes sobre este alimento vital para la alimentación y el desarrollo humano, conmemorando el Día Mundial de la Leche.

leche-dia-mundial

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aunque su popularidad es menor en las naciones latinas en general que en las anglosajonas, donde el World Milk Day cuenta con distintas manifestaciones públicas de relevancia, la FAO intenta promocionar el día en todos los continentes “porque nos brinda la oportunidad para enfocar toda nuestra atención en la leche, publicitando las actividades conexas que se realizan en todo el sector lechero”, puntualiza la entidad.

Cada vez más  países adhieren a la celebración, lo que permite a las actividades que se realizan a nivel nacional tomar una dimensión global y además, darle a la leche un perfil universal. Actualmente medio centenar de países adhieren al festejo con  actividades educativas centradas en visitas a tambos y granjas, además de seminarios y otro tipo de actividades promovidas desde las cadenas de televisión para estimular su magnitud.

Un consumo vital pero de bajos consumos

Ya sea de vaca, de cabra, oveja u otro mamífero, la leche ha sido considerada –desde hace más de 10 mil años- uno de los alimentos esenciales para la alimentación del ser humano, y aunque es recomendada por la mayoría de los especialistas como fuente de vitaminas y minerales necesarios para llevar una vida saludable, hay quienes disienten de esta idea y aconsejan que, por el contrario, se deje de consumir.

La FAO recomienda al menos una ingesta de tres vasos de leche diarios, pero la media en América Latina, alcanza apenas a la mitad.

El debate en tanto está abierto sobre la calidad de la leche como recomendable en la dieta. Muchos nutricionistas alegan que la leche contiene demasiada caseína –una fosfoproteína que se encuentra asociada al calcio- y los seres humanos carecemos de una enzima que metabolice esa proteína, lo que ocasiona que esta se vaya acumulando en nuestro cuerpo y lleve a problemas de salud a largo plazo.

Sin embargo desde la cátedra tradicional se sostiene que solamente la leche tiene la dosis necesaria de calcio que los niños requieren durante su crecimiento y que los adultos necesitan –en especial a partir de los 40 años, cuando empieza el retroceso óseo del organismo- solo se encuentra en la leche de vaca.

Deja un comentario