La tragedia en Villa Primero de Mayo, un barrio pobre al sur de la ciudad, comenzó el lunes a la medianoche, cuando las gotas caían fuertemente sobre los techos de casas construidas sobre una franja de seguridad de una quebrada en Itocta.

Los hijos de Cinthia Orihuela, Leonel de 5 años y su hermano Gerard de 2 años y medio, jugaban sobre una cama. Su madre los observaba, mientras conversaba con su hermana y la abuela. Parecía una velada familiar común en el pequeño cuarto en el que vivían hace seis años.

Boletín de noticias
Recibe todos los días los principales titulares de lostiempos.com, directamente por correo.

Minutos más tarde, sin ninguna advertencia, la lluvia se intensificó y la pared de su hogar se empezaba a desmoronar. “De repente el muro cayó, se vino la mazamorra encima, las piedras caían sobre nosotros, quise levantarme y sólo pude ver a mis niños completamente cubiertos”, dijo Cinthia, al recordar lo sucedido. Apenas se derribó la pared, la madre y la abuela, pedían ayuda a gritos. Los vecinos que pudieron escuchar las voces acudieron entre penumbras a auxiliar.

Pasó casi una hora en la que los niños estaban prácticamente enterrados. “Vinimos como a las 2 de la mañana, escuchamos que pedían auxilio y cuando llegamos la abuelita estaba trancada en un catre y los niños estaban bajo los escombros, apenas pudimos los sacamos, pero los pequeños ya estaban sin vida”, relató un vecino, Álex Flores.

La tragedia cobró la vida de los dos niños, mientras las tres mujeres sobrevivientes quedaron heridas. “Yo no siento que mis niños estén muertos, estoy en shock, todo ha pasado de repente y sólo por el lugar donde vivíamos”, resaltó Cinthia, quien había llegado unos días antes de Chile, donde trabaja para enviar dinero.

El drama de la familia es otra consecuencia de la pobreza y las construcciones precarias.

El caso, similar al que ocurrió en febrero pasado en Nueva Jerusalén, donde murió Roberto Tarqui (75), refleja las consecuencias de edificaciones ilegales sin servicios.

El subalcalde de Itocta, Jhonny Molle, dijo que los loteadores venden tierras a gente de escasos recursos y, en su momento, no se pudo controlar el asentamiento en este lugar porque argumentaron que no estaba en la mancha urbana.

El suceso llamó la atención de las autoridades y de los vecinos, sin embargo, según algunos testimonios, éste no es el primero que ocurre en la zona. “Ésta no es la primera vez que pasa algo así, el año pasado había otro caso, justo al lado de donde vivo y se cayó el muro, más bien nadie vivía ahí”, manifestó un vecino, Calixto Flores. Agregó que ante los últimos desastres se pidió que se levanten muros de contención, pero esto no se dio.

La situación es preocupante por las numerosas viviendas que se asientan en la periferia con altos índices de riesgo de desmoronamiento.

“Son construcciones improvisadas donde no existen muros de contención, son puro acopio de piedras que se están dado por el crecimiento desmesurado de la mancha urbana, donde no se cuenta siquiera con planos ”, expresó el jefe de la Unidad de Gestión de Riesgos, Daniel Rodríguez.

La familia afectada se quedó sin domicilio y es acogida en casa de familiares. Pidieron ayuda a la población para recuperar su hogar.

En tanto, la Unidad de Gestión de Riesgos de la Alcaldía desplegó personal a la zona desde las 7:00 para sacar lodo de la vivienda y direccionar el caudal de agua.

Los vecinos manifestaron que llamaron a la Unidad de Bomberos y Alcaldía, pero que tardaron horas en poder asistir al lugar.

“Los vecinos hemos rescatado a la familia como hemos podido, porque desde temprano ya llamaban a los Bomberos, a la Policía, al hospital y no llegaron”, se quejó un vecino.

 

ESCUELA PRIMERO DE MAYO INUNDADA

La Unidad Educativa Primero de Mayo recibió un caudal de agua proveniente de un canal de riego desbordado en la zona, hecho que ocasionó una leve inundación en el establecimiento.

Personal de la Unidad de Gestión de Riesgos se dirigió al lugar con bombas y equipos para desfogar el agua y evitar una mayor inundación. Según vecinos, ésta es una situación que se vive comúnmente y no se presentan medidas de prevención.

Por otro lado, al estar en una bajada, el riesgo de una inundación es de mayor probabilidad. Los padres de familia exigieron la construcción de un muro de contención desde hace años que aún no se ha podido ejecutar.

 

CASOS DE MUROS CAÍDOS POR LLUVIAS

La caída de muros por las intensas lluvias es un episodio que se repite cada año. En 2016, en diciembre ocurrió una tragedia en Tiquipaya que cobró tres vidas.

Al igual que en Villa Primero de Mayo, las casas ilegales y sin ningún tipo de orientación técnica en Tiquipaya fueron los escenarios de la muerte de tres personas (dos niños y una mujer). En ese suceso, la Gobernación acusó a la Alcaldía de permitir este tipo de construcciones, que además se encuentran en zonas de riesgo, es decir, cercanas a quebradas y canales de riego.

En febrero, una casa construida en una quebrada se derrumbó en Nueva Jerusalén, al sur de la ciudad, y mató a una persona.

 

OPINIONES

“Son construcciones improvisadas, donde no existen muros de contención y la vida humana se pone en riesgo”. Daniel Rodríguez. Jefe Unidad de Gestión de Riesgos de la Alcaldía

“Los vecinos hemos sido los que hemos rescatado, porque hemos llamado a los bomberos, a la Policía y al hospital, y ninguno llegó a tiempo”. Calixto Flores. Vecino Villa Primero de Mayo

“Vivíamos seis años en esa casa y nunca había pasado algo similar. Hasta ahora no puedo asimilar que mis niños estén muertos”. Cinthia Orihuela. Madre de los niños fallecidos

“Estamos trabajando en asegurar la zona y sacar todas las cosas del domicilio para que la familia las recupere”. Vladimir Revollo. Unidad de UGR

“El muro se cayó y los niños se quedaron más de hora y media enterrados, la ayuda no acudió a tiempo”. Clemente Orihuela. Familiar de niños fallecidos

 

BREVES

Despliegan 80 personas en cuadrillas

El jefe de la Unidad de Gestión de Riesgos de la Alcaldía, Daniel Rodríguez, informó que se desplegaron 80 rescatistas y técnicos.

“Desde anoche se desplegaron más de 80 en todo el municipio que estarán trabajando durante todo el día con carros y bombas para desalojar el agua”, declaró. Se formaron ocho cuadrillas para atender desastres naturales, sin embargo, en algunos casos no acuden a tiempo por contar con poco personal.

 

El municipio identifica las zonas de riesgo

 

La Unidad de Gestión de Riesgos (UGR) identificó algunas zonas de riesgo por lluvias que están cerca de a torrenteras, porque son construcciones precarias, falta de canaletas y cercanas a canales y alcantarillas que se tapan con basura.

“En este momento hemos identificado las zonas de la avenida República, Valle Grande, Moxos y el sector de la avenida Panamericana y el arco”, señaló el jefe de Unidad de Riesgos, Daniel Rodríguez.

Asimismo, mencionó que la zona de Villa Primero de Mayo es también una zona de riesgo al presentar construcciones que no cuentan con muros de contención ni canaletas que desvíen el agua hacia lugares seguros. “En estos casos se debe trabajar en medidas de prevención y limpieza de canales”, dijo.

Construcciones sin medidas de seguridad

La zona de Villa Primero de Mayo presenta construcciones sin ningún tipo de medida de seguridad. Las pequeñas casas que se encuentran en el lugar son levantadas arbitrariamente por los propietarios sin ningún tipo de asistencia técnica ni planos aprobados, según pudo verificar la Unidad de Gestión de Riesgos del municipio.

Ante esto, los vecinos pidieron a las autoridades generar medidas de prevención y revisión de las construcciones.

 

Activan línea verde para las emergencias

 

La Alcaldía habilitó líneas de atención para casos de desastres naturales. Los ciudadanos pueden comunicarse con la línea verde del municipio a través de los números 4255319- 4255320-4255322.

Una vez atendida la llamada, la Unidad de Gestión de Riesgos asistirá al lugar con cuadrillas de emergencia.

Pese a la presencia de estas líneas de emergencia, algunos vecinos de Primero de Mayo se quejaron por la tardanza en atender a los usuarios.

En el caso del desmoronamiento del muro que sucedió a la 1:00, los brigadistas llegaron después de más de cinco horas, cuando ya los vecinos evacuaron a la familia del lugar. Asimismo, la vía por la que se informaron del suceso fue por televisión y no por la línea telefónica.

 

Consecuencias de asentamientos en las periferias

 

El constante crecimiento de la mancha urbana hacia la periferia trajo consigo diversas consecuencias en la calidad de vida de las personas y la seguridad domiciliaria.

Al acceder a este tipo de territorios por las facilidades económicas, se deja de lado el derecho a servicios básicos además de la garantía de medidas de seguridad en las edificaciones.

En la Villa Primero de Mayo no se cuenta con servicios de agua potable ni alcantarillado, por lo que la llegada de la época de lluvia pone en riesgo la estabilidad de decenas de viviendas. El acceso a una tierra menos costosa se obtiene a riesgo de vivir en zonas de peligro y con una baja calidad de vida que acentúan las desigualdades sociales.

 

OPINIÓN

Escarley Torrico. Investigadora del Cedib

“Falta una política municipal respecto a riesgos”

El desmoronamiento de la casa en Villa Primero de Mayo, en el Distrito 9, muestra la falta de una política municipal respecto a los riesgos que no se ve sólo en la permisibilidad de construcciones precarias, sino que se identifica que una ciudad como Cochabamba, con muchas posibilidades de inundación, no tiene un mapa de riesgos y ni un plan que se active en caso de lluvias. Estas dos acciones permitirían que se eviten este tipo de sucesos y se salven muchas vidas. Esto no es algo que no esté al alcance del municipio, tenemos un claro ejemplo en La Paz, que tiene muchos riesgos y cuenta con las medidas necesarias y también tiene en época de lluvias un conjunto de acciones de emergencia y patrullaje que ha permitido que aunque existan deslizamientos se minimice el riesgo sobre las personas.

Fuente: Los tiempos

Deja un comentario