<

p class=”MsoNoSpacing” style=”text-align: justify”>Líderes opositores rectificaron que con la admisión del recurso del MAS ante el Tribunal Constitucional para rehabilitar a Evo Morales el 2019, está en curso “un golpe a la democracia” que fue advertida en las marchas con motivo de los 35 años de vigencia de la democracia. El  oficialismo rechazó esa afirmación y acusó a la embajada de Estados Unidos de manipular a los partidos de la derecha.

Durante la jornada de ayer, el expresidente Carlos Mesa dijo que los bolivianos “estamos de enfrentar el riesgo de que interrumpa el orden democrático y eso no se puede aceptar. Se pide que básicamente se respete la soberanía popular, el referendo del 21 de febrero y esperemos que el Tribunal Constitucional lo entienda de esa manera”.

Mesa sostuvo que no se puede vulnerar la Constitución a título de derecho preferente, cuando la limitación del poder es una restricción que tiene que aceptarse. “El presidente no puede ser candidato el 2019 porque su propia Constitución se lo impide”, dijo en medio de la concentración en Plaza San Francisco.

A su vez, el exalcalde de La Paz, Juan del Granado que también asistió al evento, dijo que la masiva participación de los bolivianos, demuestra que hay una decisión de “no permitir que ningún autoritarismo haga retroceder en el tiempo y lleve a otros momentos en los cuales los autoritarios mandaban sobre el voto popular. “No vamos a permitir que se desconozca el voto popular, los gobernantes que terminaron su mandato tienen que descansar”, declaró.  

El líder de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina acudió a la convocatoria, recordando que miles de bolivianos le dijeron no a la reelección y demandó que Evo Morales devuelva  el voto al pueblo y no al Tribunal Constitucional, porque si lo hace “es un golpista y los golpistas no pasarán. Si el gobierno insiste en desconocer lo del 21 de febrero, será un gobierno golpista y los bolivianos no queremos golpistas”, manifestó.

El expresidente Jorge Tuto Quiroga dijo que la mejor prueba que está en curso un golpe a la democracia, son las palabras del presidente Morales a la cadena Telesur, cuando tras el referendo, dijo que lo mejor es  someternos  al  pueblo….  si  el  pueblo  dice  NO  ¿Qué  podemos  hacer?  No  vamos  a  hacer  golpe  de estado….tenemos que irnos callados. Hoy está claro que Bolivia dijo NO, pero Morales se aferra al poder  y no está dispuesto a cumplir su palabra, dijo Quiroga.

GOBIERNO NIEGA MASIVA PARTICIPACION

El viceministro de Autonomías, Hugo Siles, dijo que en las marchas ciudadanas no fueron  masivas y lamentó que se confunda la población al indicar que está en riesgo la democracia, sin considerar que hace 10 años se han reproducido niveles extraordinarios de inclusión que no pueden ser borrados por una marcha de 10 mil ciudadanos contabilizados en todo el país.

El presidente del comité cívico Pro Santa Cruz, Fernando Cuéllar, estimó que ayer participaron unas 100 mil ciudadanos cruceños que le dijeron no a la repostulación y agradeció la respuesta a la convocatoria para una manifestación multitudinaria.

Dijo que esa expresión histórica fue una reafirmación contundente del pueblo boliviano de pedir a las autoridades de gobierno, respeten la voluntad expresada en febrero de de 2016.

Entre tanto, el viceministro de Transportes, Galo Bonifaz, sostuvo que las marchas son muestras de cómo la embajada de Estados Unidos ha ido manipulando a los partidos de la derecha, porque lo que ocurrió ayer fue más grave de lo previsto.  

“Se ha visto una actitud hostil, discriminatoria, racista contra un líder, contra un Presidente. Hemos escuchado con mucha pena calificativos de ‘indio’, ‘caudillo’, ‘dictadorcillo’, ‘campesino en el poder’. Un acto que debía celebrar u homenajear a la democracia, se volvió un acto de racismo y discriminación contra un Presidente”, afirmó la autoridad.

Fuente: Erbol

Deja un comentario