Durante el atraco a Eurochronos el 13 de julio de este año, Erick Peña fue una de las víctimas ya que recibió cinco tiros y sobrevivió. Una de esas cinco balas se alojó cerca del corazón y por recomendación médica se ha optado por no retirarla. ¿Qué lo salvó?

“Ellos (los atracadores) comenzaron a disparar a un par de vitrinas, estaban aturdidos, no tenían un horizonte fijo, estaban desorientados. Caí al suelo y me hicieron poner las manos en la cabeza tras estar arrodillado; cargaban sus mochilas, yo quería que las llenen y se vayan”.

Peña continúa relatando: “Dentro de las instalaciones recibí el disparo que se aloja al lado de mi corazón. Me dispara porque recibe un impacto de bala de la Policía, me mira y me dice: ‘vos llamaste a la policía desgraciado’; decide ejecutarme de muerte”.

Peña se emociona y continúa su relato a través de las ondas de EL DEBER Radio entrevistado por Tuffí Aré en el programa Asuntos Pendientes. “Hay un movimiento que me salva, giro mi tronco y doy mi costillas, la bala rompe la costilla y se desvía, no llega al corazón”.

Cuando lo relata se doblega y agradece a Dios, diciendo que fue su escudo. “Grito y caigo al suelo con un dolor muy fuerte, luego me hicieron salir, estaba herido de muerte”. Peña vivió para contarla porque además no sangraba mucho. Su relato aún conmueve.

Fuente: El Deber

Deja un comentario