El presidente Evo Morales inauguró ayer la moderna Planta de Urea y Amoniaco en la localidad de Bulo Bulo, en el departamento de Cochabamba, obra que, según espera el Gobierno, sitúe a Bolivia en la era de la industrialización de los hidrocarburos.

El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, informó que la planta generará ingresos de al menos 233 millones de dólares al año por la venta de ese fertilizante, tanto al mercado interno como externo, según Urgentebo.

“Aproximadamente, los ingresos serán de 233 millones de dólares. La factura de exportación será de 184 millones de dólares por año que contribuirá a la balanza comercial”, subrayó el Ministro.

El primer vicepresidente de Perú, Martín Vizcarra, elogió el esfuerzo de Bolivia para darle valor agregado a su gas natural y abrió la posibilidad de que la producción de la petroquímica llegue a mercados en su país.

Según Sánchez, la planta de Bulo Bulo consumirá alrededor de 50 millones de metros cúbicos de gas natural por día.

En su discurso, el Presidente resaltó que después de la nacionalización de los hidrocarburos decretada por su Gobierno en 2006, “ahora viene la industrialización” con la primera planta petroquímica del país, que producirá urea y amoniaco, publica la agencia EFE.

Sánchez destacó que ayer se puso en marcha un “sueño de todos los bolivianos, que es la industrialización del gas” y sostuvo que es “uno de los hitos más importantes de los once años” del Gobierno de Morales.

Recordó que la industrialización del gas fue una de las demandas de los sectores que protagonizaron la revuelta social de octubre de 2003 que terminó con la renuncia del entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997 y 2002-2003).

La planta está situada a 142 kilómetros al este de la ciudad de Cochabamba y fue construida en una superficie de 624 hectáreas por la empresa surcoreana Samsung en un tiempo de cinco años y con una inversión estatal de 953 millones de dólares, producto de los ingresos captados por el país por la nacionalización petrolera. Tiene una capacidad diaria de producción de 2.100 toneladas métricas de urea y 1.200 toneladas de amoniaco.

La planta ha entrado en marcha ayer, pero su primera producción estará lista en 14 días. Según Sánchez, se calcula que entre el 10 por ciento a 20 por ciento de la producción cubra la demanda interna de fertilizantes y el resto se exportará a mercados potenciales en Perú, Argentina, Paraguay y a los estados brasileños de Mato Grosso y Mato Grosso do Sul.

El ministro destacó que la puesta en marcha de la industria supone “un salto cualitativo para mejorar la calidad de vida de todos los bolivianos”, ya que permitirá ampliar la superficie de cultivos de los 2.5 millones de hectáreas actuales a 17 millones y subir la productividad agrícola en un 42 por ciento .

Señaló, además, que los productores locales podrán comprar urea con mejores precios, pues actualmente pagan entre 450 y 500 dólares por tonelada.

HERMANOS Vizcarra señaló que Perú y Bolivia son “pueblos hermanos” que comparten la misma historia y los mismos problemas, pues poseen “ingentes recursos naturales”, pero que son exportados como materia prima y luego los vuelven a comprar “como productos elaborados pagando un enorme precio”.

Resaltó que Bolivia comienza su industria petroquímica con dos productos de alta demanda internacional, la urea y el amoniaco, que también son requeridos en las dos actividades que están generando el crecimiento económico de Perú, que son la agricultura y la minería.

17 millones

Con el volumen de producción de urea y amoniaco se apunta a ampliar el área de cultivo de 2.5 millones de hectáreas a 17 millones en el país.

3.500

Empleos

Durante la etapa de construcción de la planta se generaron 3.500 empleos directos y 7.000 indirectos.

Como se trata de una factoría “automatizada”, ahora que está en funcionamiento generará 250 empleos directos y 800 indirectos.

Apuntes

450 a 500 dólares

Es el precio final de la tonelada de urea producida por la primera petroquímica boliviana. No obstante, fuentes gubernamentales aseguraron que este precio será negociado y preferencial para los clientes del mercado interno.

950 millones de dólares

El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, afirmó que con esta inversión esta obra se constituye en “la más importante de toda la historia en Bolivia”.

80 por ciento a 90 por ciento

para exportación

La producción será para el mercado interno, entre un 10 por ciento y 20 por ciento , y el saldo para países vecinos. Los mercados potenciales son Brasil, Perú, Argentina y Paraguay.

Industrialización

El gerente de Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, señaló ayer que la apertura de la Planta de Urea y Amoniaco en Bulo Bulo representa el inicio de la era de la industrialización del gas en Bolivia.

Explicó que Bolivia importa productos de fertilizantes, entre ellos, urea, en un valor aproximado de 40 millones de dólares al año.

“Con la urea (en Bolivia) va a aumentar la productividad y el rendimiento y será de mucha utilidad para el productor, manifestó.

Fuente: Opinion

Deja un comentario