Tres policías del grupo Delta están siendo procesados en la justicia ordinaria y en el Tribunal Disciplinario de la fuerza del orden por toques lascivos y por extorsión a una muchacha sobrina de un ministro de Estado, según fuentes oficiales.El hecho empezó la noche del sábado, en el parque autonómico, donde los policías sorprendieron a la muchacha dentro de su vehículo con su enamorado. En la requisa a la pareja hallaron marihuana y pipas. Acto seguido, los uniformados condujeron a la pareja hasta la comisaría policial, situada en la avenida Centenario, entre el tercer y cuarto anillo, donde, supuestamente, le exigieron $us 500 para tapar el caso.Seguidamente, uno de los agentes se vistió de civil y le dijo a la muchacha que subiera a su motorizado particular para dirirse a un cajero a retirar el dinero. En el camino el policía le propuso mantener relaciones sexuales y la joven, presuntamente, se lanzó del vehículo para escapar y el sujeto se dio a la fuga.Toda esta información está consignada en la resolución de aprehensión librada por la fiscal anticorrupción Fanny Alfaro contra los tres policías.Acción inmediataEl informe de acción directa fue realizado por un capitán y la fiscal Alfaro indica que los tres funcionarios públicos, al haber encontrado supuestamente ebrios y con bolsas de droga a la pareja vieron la oportunidad de exigirles $us 500 para liberarlos. Asimismo, obviaron el test de alcoholemia y de droga a la joven y a su novio, lo cual se encuadra en incumplimiento de deberes.Los uniformados en cuestión son Reinaldo Cuéllar Banegas (sargento), Wilfredo Quispe Mamani (sargento) y John Érick Flores Almendras (policía). Este último fue presentado ayer ante un juez, que dictó su detención preventiva en la cárcel de Palmasola por el delito de abuso sexual en el grado de tentativa. Los otros dos implicados posiblemente hoy sean presentados ante otro juez por el delito de concusión e incumplimiento de deberes.La flagrancia los condenaDe forma paralela, la Fiscalía de la Policía abrió causa ayer a los tres patrulleros conforme a la ley 101 (Régimen disciplinario de la Policía boliviana) y los presentará mañana ante el Tribunal Disciplinario Departamental de la fuerza del orden, a cuyos jueces solicitará la baja inmediata de la institución, pues la norma considera este tipo de casos como flagrante. Así lo confirmó ayer, vía telefónica, el coronel Aquiles Zabala, fiscal departamental. “Esta mañana (por la de ayer) nos llegó el informe sobre estos tres policías. La audiencia del sumario interno está marcada para el miércoles. El proceso es dinámico porque se trata de un caso en flagrancia y la ley 101 nos otorga un plazo de 48 horas para resolverlo”, manifestó el coronel Zabala

fuente:http://www.eldeber.com.bo

Deja un comentario