Johnny Echalar

Un colegial de 15 años fue sentenciado ayer a pasar tres años y seis meses en el Centro de Observación Albergue Mi Casa por el delito de tentativa de violación a una adolescente, en el marco de la aplicación del nuevo código.

En mayo de este año, el menor cuya identidad se resguarda intentó asaltar sexualmente a una muchacha de su misma edad cerca de un colegio, aproximadamente a las 01.00. Johnny Echalar, fiscal de menores, informó que el ahora sentenciado con un cuchillo en la mano obligó a la menor a desvestirse para cometer el abuso sexual. No obstante, los gritos de la víctima llamaron la atención de los vecinos quienes salieron de sus casas y la auxiliaron.

La Ley 548, o nuevo código Niño, Niña, Adolescente, promulgada el 17 de julio de 2014 crea el Sistema Penal para adolescentes y dispone que ésta debe ser atenuada en cuatro quintas partes respecto del máximo penal correspondiente al delito establecido en la norma penal, dice el artículo 268.

La ley también establece que las personas de entre 14 y 18 años deben cumplir su sanción en centros especializados de privación de libertad. El agresor logró escapar del lugar del hecho, pero fue perseguido y aprehendido por los mismos vecinos.

Atenuación. El 5 de diciembre, el juez de partido en la Niñez y Adolescencia le impuso la responsabilidad social, sin embargo, durante el juicio bajó la pena porque se trataba de un menor de edad cuyos padres se dedicaban al consumo de alcohol y por lo que él creció sin control ni valores, precisó.

Echalar explicó que por la vida descontrolada que llevó el adolescente, a sus 15 años tiene antecedentes policiales por robo agravado y lesiones. Por estos hechos, recalcó, también sus padres debían haber sido enjuiciados por el descuido en la vigilancia del hijo.

fuente:http://www.la-razon.com

Deja un comentario