Proyecto para recuperar la laguna Alalay se entregará recién en mayo

A casi dos años de la crisis ambiental en la alguna Alalay, cuando murieron miles de peces a causa de la contaminación, recién en mayo  de este año se tendrá el estudio a diseño final de recuperación y  gestión integral del vaso de agua. La Consultoría por Producto-Diseño Final Recuperación y Gestión Integral de la Laguna Alalay fue adjudicada a la empresa URS Corporation Bolivia S.A. por 1,3 millones de bolivianos. El contrato se firmó en agosto de 2017, según indica la publicación en el Sistema de Contrataciones Estatales (Sicoes).
Boletín de noticias
Recibe todos los días los principales titulares de lostiempos.com, directamente por correo.
La empresa tiene un plazo de 210 días calendario para la entrega del estudio a diseño final desde la orden de proceder. Este plazo vence en mayo. Según el contrato, la firma URS debe entregar a mediados de este mes el análisis legal y diagnóstico socioeconómico del estado actual de la laguna y su microcuenca. Posteriormente, cada mes la consultora entregará un producto. Después del diagnóstico se debe entregar la zonificación del área de estudio, la recuperación y gestión integral del espejo de agua, paisajismo y uso público, taller de socialización e informe final. El representante del Consejo Departamental de Medio Ambiente (Codema) y parte del Comité de Recuperación, Mejoramiento y Preservación de la Laguna Alalay (Crempla), John Zambrana, indicó que esta consultoría se adjudicó por invitación directa después de que su licitación se declaró desierta en dos ocasiones. Si la empresa cumple los plazos establecidos, en mayo la Alcaldía ya tendrá el estudio a diseño final con las propuestas para recuperar la laguna. Posteriormente, deberá iniciar otra licitación para que se ejecute el proyecto, garantizando previamente el financiamiento. Si todo marcha bien recién en 2019 se iniciarán los primeros trabajos para la recuperación del vaso de agua, explicó Zambrana. El ambientalista indicó que los trámites administrativos, la falta de recursos y de voluntad de las autoridades son los  factores que demoran la recuperación de Alalay. “Si todo marcha bien recién podremos iniciar las tareas de recuperación en 2019”, dijo. La recuperación de Alalay podría demandar unos 100 millones de bolivianos, que se deben gestionar. Alalay mejora En noviembre el embalse acumuló 1 millón de los 4 millones de metros cúbicos (m3) de su capacidad total. Cada día el nivel baja 13 milímetros por la evaporación, la temperatura promedio del agua es de 23,1 grados centígrados y la altura de 65 centímetros. En época de lluvia el embalse llega a entre 3 y 2,5 metros de profundidad. Pero según el secretario de Desarrollo Sustentable de la Alcaldía, Eduardo Galindo, la situación de la laguna ha mejorado gracias a las lluvias que han elevado el nivel de agua a 1.187.400 m3. Su profundidad es de 70 centímetros. “Todos los parámetros han mejorado”, dijo. Con la ausencia de las lluvias, el pH tiende a subir y mantener un estado alcalino dado que existe mayor concentración de los compuestos disueltos. También aumenta la salinidad y concentración de minerales a consecuencia de la evaporación del agua.  

70 centímetros de altura alcanzó el nivel de laguna Alalay. En noviembre de 2017, su altura era de 65 centímetros y había alta evaporación del agua que se acumula.   ALGUNOS FLAMENCOS PERMANECEN EN ALALAY A pesar de los bajos niveles de agua en Alalay unos 20 flamencos permanecen en el lugar. En noviembre había unas 100 aves de la especie. El responsable de Fauna Silvestre de la Alcaldía, Dennis Soux, indicó que estos podrían haberse quedado porque están en época de anidación o porque  encontraron alimento necesario. “Son aves filtradoras y se alimentan de organizamos que hay en el lodo”, dijo.   DATOS En marzo de 2016 miles de peces murieron. La laguna Alalay se fue deteriorando con el tiempo por el ingreso de agua contaminada. Pero cayó en crisis en marzo de 2016 cuando murieron toneladas de peces a causa de los gases emitidos por una cianobacteria. Plan de emergencia demarcó varias tareas. La mortandad develó numerosos problemas que se estaban dejando de lado. El Crempla comenzó a reunirse y se definió un plan de emergencia. El documento tenía varias tareas inmediatas, que no fueron de gran impacto para mejorar la laguna. Crisis continúa después del desastre de 2016. Después del desastre ambiental de 2016, donde miles de peces murieron a causa de la contaminación del agua, la situación en el embalse de 214 hectáreas se mantiene.


Fuente: Los tiempos