AFP/

 

El Gobierno de Espaa baraja este miércoles
“todas las opciones” para responder a la crisis en Catalua, cuyo
presidente regional, Carles Puigdemont, suspendi una declaracin de
independencia en aras del dilogo.

Entre las posibilidades que tiene sobre la mesa,
figura la de suspender la amplia autonoma de que goza esta regin gobernada
por una mayora independentista, pero dividida casi a partes iguales sobre la
autodeterminacin.

El martes, en el Parlamento regional, Puigdemont
sembr confusin al dar la impresin de que declaraba la independencia para
suspenderla unos segundos después, enojando a sus socios independentistas ms
radicales, la CUP.

El desconcierto fue an mayor cuando, terminado el
pleno, los 72 diputados independentistas firmaron una declaracin de
independencia en la que como “representantes de Catalua” constituyen
“la Repblica catalana como Estado independiente y soberano”. El
valor jurdico de este documento no est claro y en cualquier caso queda en
suspenso.

La intervencin de Puigdemont en el Parlamento hizo
pasar de la euforia a la decepcin a los miles de independentistas que
siguieron el discurso en pantallas gigantes por toda Catalua.

“Asumo, al presentarles los resultados del
referéndum ante todos ustedes, el mandato de que Catalua se convierta en un
Estado independiente”, afirm, para decir, acto seguido: “Con la
misma solemnidad, el Gobierno y yo mismo proponemos que el Parlamento suspenda
los efectos de la declaracin” para facilitar el dilogo con el Gobierno
espaol.

La jornada de este miércoles se anuncia igual de
tensa. El Ejecutivo estudia, entre otras medidas, la aplicacin del artculo
155 de la Constitucin, que prevé la suspensin del autogobierno de Catalua,
restaurado tras la dictadura de Francisco Franco (1939-1975).

A las 14h GMT, hablar el presidente del Gobierno,
Mariano Rajoy, que el martes por la noche recibi ya al lder del principal
partido de la oposicin, el socialista Pedro Snchez.

Espaa es un pas muy descentralizado y la
Constitucin adoptada en 1978 confiere a sus 17 comunidades autnomas amplios
poderes en materia de salud y educacin, por ejemplo.

Pero incluye una disposicin que permite al poder
central intervenir directamente en los asuntos de una regin en caso de crisis,
el artculo 155. Este artculo permite tomar “las medidas necesarias para
obligar” a una comunidad autnoma “al cumplimiento forzoso” de
sus obligaciones, sin especificar cules son.

Adems, el Gobierno cuenta con otras herramientas a
su disposicin. Podra decretar el “estado de alarma”, el
“estado de excepcin” o el “estado de sitio” o la ley de
“seguridad nacional”, promulgada en 2015, que permite decretar que el
pas se encuentra en una “situacin de interés para la seguridad
nacional”.

Segn Mariano Rajoy, este procedimiento es una
“figura intermedia” para situaciones entre “crisis
ordinarias” y “estados de alarma, excepcin y sitio”. Permite
legislar por decreto y, por ejemplo, controlar directamente a la polica
catalana.

Divisin en filas
independentistas

Ms all de las discrepancias, en lo que s
concuerdan cuatro de cada cinco catalanes -segn los sondeos- es en que quieren
un referéndum para decidir sobre su futuro. Madrid se opone esgrimiendo la
Constitucin.

El pasado 1 de octubre se celebr una consulta,
declarada ilegal por la justicia y empaada por cargas policiales, en el que el
s a la independencia se impuso por un 90%, con una participacin del 43%.

Desde la consulta, el Ejecutivo cataln ha recibido
una fuerte presin tanto del Gobierno espaol, como del empresariado, con el
traslado de sede de numerosas empresas seeras de la regin. La comunidad
internacional respalda a Madrid.

Puertas adentro, los ms radicales del Ejecutivo
cataln (la formacin de extrema izquierda CUP) queran aprovechar este
resultado para declarar unilateralmente la independencia. Por eso acusan a
Puigdemont de haber desperdiciado una oportunidad.

“Tenamos una sesin supuestamente de proclamacin
de la repblica que ha terminado siendo una sesin de confusin alrededor de si
hemos proclamado o no la hemos proclamado”, dijo el portavoz de la CUP.

Segn esta formacin, a ltima hora Puigdemont
sucumbi a la presin internacional, generando discrepancias en la coalicin
independentista, donde conviven conservadores, democristianos, progresistas y
radicales de izquierdas.

El Gobierno espaol haba pedido horas antes que se
no hiciera nada “irreversible” para no agravar la crisis poltica que
vive Espaa, la peor de su era democrtica moderna, una demanda a la que se
sumaron voces europeas.

 

 

Fuente: Pagina Siete

Deja un comentario