La mancomunidad de Pampa San Miguel y Arrumani resolvió reforzar el bloqueo al botadero en demanda de la atención de un pliego de 37 puntos, elaborado en la anterior gestión municipal. Éste es el primer conflicto que enfrenta el alcalde José María Leyes con este sector.

Ante el cierre del botadero por tres días, la Empresa Municipal de Servicios de Aseo (EMSA) pidió a la población mantener la basura en sus domicilios, no llenar los contenedores ni esparcir los residuos en la calles.

El dirigente, Delfín Quispe, informó que el diálogo con la Alcaldía se rompió el día lunes. “Después del lunes ninguna autoridad vino a dialogar, por lo que vamos a masificar el bloqueo hasta que atiendan nuestras demandas”, dijo.

El sector solicita el cumplimiento del convenio de 37 puntos, 10 de ellos encaminados.

Pero, además, pide la renuncia del secretario general de la Alcaldía, Ricardo Pol, a quien acusan de malos tratos y actitud prepotente. “Nos ha tratado de forma arrogante y nos calificó como llokallas y otras palabras que no se pueden repetir”, dijo Quispe. Ese mismo día por la  noche llegó el secretario de Gobernabilidad de la Alcaldía, Andrés Ibáñez, para presentar una carta de solución que se firmaría el viernes, que fue rechazada.

Entre las demandas está la aprobación de las planimetrías para el sector, construcción de tres puentes sobre el río Tamborada, hospitales, unidades educativas, empedrados y asfaltado de calles.

El gerente de EMSA, Raúl Gutiérrez, recomendó a la población mantener sus residuos sólidos en sus domicilios hasta que el conflicto se solucione. Hasta el martes la empresa cumplió con el recojo de basura domiciliaria.  El domingo, el alcalde José María Leyes sostuvo una reunión con un grupo del sector de K’ara K’ara, lo que molestó a los vecinos de otras mancomunidades de la zona.

No entran 1.200 toneladas

En los últimos tres días dejaron de ingresar al botadero de K’ara K’ara más de 1.200 toneladas de basura, como consecuencia del bloqueo. EMSA informó que por día se recogen 400 toneladas de residuos.  Varias de ellas en los mercados del centro de la ciudad, donde el servicio se realiza con más frecuencia.

Ayer, más de 30 vehículos estaban estacionados en el ingreso al botadero esperando que se solucione el conflicto. El secretario de Relaciones del Sindicato de Trabajadores de EMSA, Gonzalo Cadima, solicitó a la población no botar la basura a la calle porque esto genera mayor contaminación.

Los carros recolectores continuaban con el recojo de los desechos hasta ayer por la mañana, pero el servicio no será regular desde hoy.

Fuente: Los Tiempos

kara kara

Deja un comentario