Tiene una colcha de colores desteñidos, pero aún capaz de darle calor a su delgado cuerpo, colgada en la espalda. Debajo lleva una chamara deportiva, buzo, alpargatas de plástico y una camiseta verde.

Dice llamarse Urbanito y mientras se apoya en un vehículo, cuenta cómo la Policía lo obligó a subirse a un camión, como parte del plan de retiro de personas en situación de calle ejecutado ayer en la ciudad.

Él dice pertenecer al grupo de muchachos que pululan por alrededores del Palacio de Justicia y reconoce que se droga. Por sus mejillas curtidas por el frío de la noche y la falta de aseo, ruedan lágrimas gruesas cuando trata de contar sobre su familia y las razones que lo motivaron a vivir en la calle.

Las autoridades de la Gobernación llamaron ayer a su madre para que se lo lleve a su casa, de donde, señala, salió hace varias semanas.

A los hogares
El operativo policial permitió el arresto de cientos de personas en situación de calle, entre los que estaba Urbanito. La mayoría fue enviada a centros de acogida y de rehabilitación por su adicción a las drogas, aunque algunos huyeron al momento de llegar a estos reformatorios, provocando temor entre los vecinos.

En poder de estas personas se halló dinero, armas blancas, droga y objetos diversos.

Fuente: El Deber

FOTO-DE-FRANJA-PERSONAS-EN-SITUACIÓN-DE-CALLE

Deja un comentario