El exministro de Defensa y Gobierno Carlos Sánchez Berzaín fue al banquillo de acusados por primera vez en el juicio que se le sigue en Estados Unidos, por la masacre de octubre de 2003. El expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada volvió a declarar por el caso.

Sánchez Berzaín, también conocido como el Zorro, escapó a Estados Unidos el 17 de octubre de 2003. Huyó junto con el gobernante de entonces Sánchez de Lozada (Goni), tras una rebelión contra las medidas estatales. En estas protestas murieron 58 personas y centenares quedaron heridas.

Desde entonces han pasado casi 14 años y la exautoridad nunca fue sentada en el banquillo de los acusados… hasta el miércoles 16 y el jueves 17 de agosto de este año.

Entonces durante siete horas en dos días seguidos, en el bufete de Akin Gump Strauss Hauer & Feld, de Miami tuvo que responder al proceso civil que se le sigue. Él está acusado de asesinato y ejecuciones extrajudiciales.

El abogado Thomas Becker fue testigo de este interrogatorio. Cuenta que el Zorro respondió tranquilamente a las preguntas. Estaba confiado, muy confiado, añade. Por su parte, el abogado de las víctimas de octubre, Rogelio Mayta, añade: Sánchez Berzaín estaba arrogante, como siempre.

Sánchez Berzaín pidió que se le hagan las preguntas en inglés, pues adujo que no entendía español, cuenta Mayta. Así ganó tiempo en la traducción y evitó que se le hagan más preguntas.

Durante la interpelación, el Zorro mantuvo su tesis de inocencia. Dice que no es culpable y que en 2003 había un foco guerrillero. Añade que había un foco guerrillero en Bolivia y había protestas y marchas ilegales, cuenta el abogado de Harvard, Becker.

Encuentre más información en la edición impresa de La Razón. (12/10/2017)

Fuente: La Razon

Deja un comentario