Delegados de los grandes clubes sudamericanos que competirán en la Copa Libertadores 2016 están reunidos en Montevideo a instancias del uruguayo Peñarol para acordar un reclamo conjunto por más dinero y mayor transparencia ante Conmebol, informó la prensa local.

Según medios locales, el malestar que Peñarol le transmitirá a los clubes tiene que ver con la forma en que se repartirá el dinero correspondiente a los derechos de televisación del torneo que se disputará entre febrero y abril de 2016.

“Si la empresa FOX Sports triplicó sus ganancias para la Copa Libertadores que comienza, los clubes entienden que no es razonable que les aumenten solamente el 40% de lo que ganarán este año”, explicó una fuente de Peñarol al suplemento deportivo Referì, del diario El Observador.

En la reunión que se lleva a cabo en un hotel de Montevideo se encuentran representantes de los argentinos Boca Juniors, San Lorenzo, River Plate y Racing de Argentina; los paraguayos Libertad, Olimpia y Cerro Porteño; los chilenos Colo Colo, Universidad de Chile y Universidad Católica; los peruanos Melgar y Sporting Cristal; los brasileños Sao Paulo, Corinthians, Atlético Mineiro, Gremio y Palmeiras y los uruguayos Peñarol y Nacional.

Paralelamente, los directivos convocados por el presidente de Peñarol, Juan Pedro Damiani, piden más transparencia y pretenden acceder a los contratos firmados por Conmebol y la empresa que televisará el torneo, así como a los números y porcentajes que se manejaron.

La inquietud de los clubes es “bienvenida” por el presidente de la organización, el uruguayo Wilmar Valdez, quién declaró a El Observador que “hay que explicar cuáles son los números”.

“Hay que entender que estamos viniendo de 30 años o más de determinado manejo. Viene una etapa de sentarnos en una mesa y respetarnos cada uno en su función y acordar nuevas cosas”, dijo Valdéz, en clara alusión al escándalo de corrupción que envolvió a la Conmebol en el marco del FIFAgate.

El expresidente de la organización, el también uruguayo Eugenio Figueredo, procesado a finales de diciembre por los delitos de estafa y lavado de activos, está preso a raíz de una denuncia presentada por la Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales contra la Conmebol en diciembre de 2013, según la cual éste y otros directivos perjudicaron a las federaciones y a los clubes al vender los derechos de televisación a empresas que ofertaban menos dinero.

fuente:http://www.la-razon.com

Deja un comentario