Las cinco cuencas más importantes del municipio de Vinto: Viloma, La Llave, Pairumani, Aguada, Collpa, Queraya y otras microcuencas han disminuido su caudal considerablemente.

La reducción afecta la recarga acuífera del municipio, lo que ha provocado tensiones porque la demanda es amplia y la oferta disminuye cada año, informó el director de la Fundación Agrecol, Rubén Maldonado.

La disminución de caudal de estas fuentes superficiales afecta la recarga de los pozos. Las fuentes subterráneas son la principal fuente de abastecimiento del valle bajo.

Boletín de noticias
Reciba cada mañana la información escencial.

“Ahora a 120 metros de profundidad encontramos 2,5 litros de agua por segundo, antes se encontraba esa cantidad a sólo a 40 metros; entonces, obviamente, hay una afectación”, indicó el director de Cuencas de la Gobernación, Enrique Soria.  

Según Agrecol hay tensiones entre los usuarios del agua, debido a problemas de abastecimiento e inequidad en la distribución. Ante esta situación ayer se realizó un  foro debate sobre el manejo integral de cuencas y su aporte en la conservación y cosecha  de recursos hídricos.

Maldonado indicó que la disminución de caudales de las cuencas tiene diferentes porcentajes. “Estamos preocupados por las dos microcuencas con las que estamos trabajando. El abastecimiento del agua tiene importancia para la vida de la gente que está ligada a la agricultura y ganadería, tenemos que trabajar para cuidar estas cuencas”, dijo.  

Las instituciones aseguran que el cambio climático, la deforestación y el sobrepastoreo causan la pérdida de las cuencas, por lo que, es necesario trabajar en su protección con reforestación, manejo de praderas y agricultura sana, según Agrecol.

En cambio, Soria indicó que las alcaldías deben mejorar el manejo integrado de cuencas para evitar este tipo de conflictos. “No sólo se deben intervenir cuando surjan desastres, cuando hay emergencia recién quieren implementar medidas y para nosotros la mejor alternativa es el manejo integrado de cuencas durante todo el año”, comentó.

Dijo que esta intervención demanda recursos elevados y se realiza a largo plazo.  “Ellos deben solicitar a la Gobernación, nosotros financiamos parte”, dijo .

La recuperación de las cuencas se realiza con la disminución de la fuerza del cauce del agua, conservación y manejo de suelos. La recuperación de áreas degradadas  se basa en la  reforestación, pero ésta no tiene resultados inmediatos.

 

RÍO MIZQUE REDUJO SU CAUDAL EN 30%

Las aguas del río Mizque se han reducido en un 30 por ciento.

El afluente es el más importante y caudaloso del cono sur del departamento y con sus aguas se riegan 33.000 hectáreas de cultivos en los municipios de Mizque, Aiquile, Omereque y Pasorapa, además de la parte baja de Pojo y Pocona.

Fuente: Los tiempos

Deja un comentario