El transporte interprovincial, principalmente el de Quillacollo, se ha desbordado y acapara vías céntricas.

De acuerdo con los sindicatos unas 10 mil unidades de las provincias ingresan cada día por el municipio de Cochabamba. El transporte público supera las 40 mil unidades en la jurisdicción.

Uno de los puntos críticos es la avenida Aroma, desde la Lanza hasta la San Martín, donde los trufis a Quillacollo tienen sus paradas.

El congestionamiento en este sector ha obligado a que los micros y trufis que vienen del este y de Sacaba se desvíen arbitrariamente por la calle Ladislao Cabrera para ingresar a la 25 de Mayo y luego seguir hasta la Aroma.

Los trufis a Quillacollo sólo dejan un carril libre. Pese a la presencia de Tránsito no se logran muchos cambios .

El director de Movilidad Urbana, Hever Rojas, señaló que los trufis de Sacaba y Quillacollo tienen rutas definidas por normativa y desde hace años se les permite ingresar. Sin embargo, el crecimiento ha generado problemas.

“Es un eterno problema que estos últimos años ha crecido. El hecho radica en que no pueden hacer otra ruta que no sea la que dice la Ley 0111 y se ha visto que en la avenida Aroma es donde más se bajan y suben pasajeros y la convierten en parada”, señaló Rojas.

Dijo que se coordina con Tránsito para evitar que estas líneas tengan una parada. Por su parte, el concejal Edwin Jiménez (Único), señaló que se debería elaborar una normativa que señale los límites de ingreso. “Actualmente pasan por todo lado. Y en realidad generan sus ingresos en Cercado, así que deberían incluso tributar aquí”, afirmó.

Agregó que este tema debería tratarse en el Consejo Metropolitano para generar mecanismos que insten a los transportistas a respetar las normas de las jurisdicciones por las que realizan recorridos.

El ejecutivo del Sindicato de Micros, José Luis Cardozo, lamentó que quienes llegan de fuera de Cochabamba no cumplan con la normativa. “Exigimos el cumplimiento de rutas”, señaló.

 

OTROS PUNTOS CONFLICTIVOS

Ayacucho y Heroínas

Desde las 19:00, los trufis a Quillacollo paran en esta intersección hasta llenarse y recién parten. La parada genera caos. Movilidad Urbana señaló que se hicieron controles durante tres meses y esperan seguir.

Jordán y Oquendo

Se trata de otro punto que busca captar a los estudiantes de la universidad.

Hever Rojas manifestó que es necesario brindar el servicio, por lo que analizan una parada en la calle Ecuador con el fin de no perjudicar usuarios y evitar mayores problemas de tránsito.

 

OPINIONES

“La avenida Aroma es insostenible. Existe demasiado caos. Algo similar ocurre en la Ayacucho y Heroínas, desde las 19:00 son puntos intransitables. Se necesita presencia de las autoridades”. José Luis Cardozo. Sindicato de Micros

“Se necesita poner límites. Generar una norma que les diga hasta dónde pueden llegar. Se trata de choferes que hacen su ganancia dentro de Cochabamba, pero no todos aportan”. Edwin Jiménez. Concejal

 

PLANTEARÁN REGULAR EL INGRESO AL CENTRO

El transporte interprovincial cuenta con una normativa que define los recorridos. Se trata de la Ordenanza Municipal 3302. Sin embargo, contempla principalmente el valle alto y bajo, no así a los de Sacaba y Quillacollo.

Por este motivo, el director de Movilidad Urbana, Hever Rojas, informó que a futuro se va a ver un consenso con los operadores para definir normativas que eviten que estos vehículos ingresen al centro de la ciudad.

Sin embargo, esto aún debe ser analizado en el Comité de Transporte y necesita un informe técnico de respaldo. El objetivo es mejorar la situación de caos que se vive en el casco viejo y avenidas aledañas en la ciudad.

Los micreros indican que si se cumpliera la norma se podría mejorar bastante.

Fuente: Los tiempos

Deja un comentario