elmundo.es/ Carolina Martn / Agencias
La escalada de violencia entre supremacistas blancos y contra manifestantes -que sumaban varios centenares de personas, segn los medios locales- no ha tardado en estallar este sbado en Charlottesville (Virginia), donde el gobernador Terry McAuliffe declar el estado de emergencia.
Hasta el momento, hay tres muertos confirmados, uno tras un atropello mltiple y dos ms tras caer un helicptero de la polica. Al menos 19 personas han resultado heridas como consecuencia del impacto del vehculo, pero la cifra total se eleva a 35 durante todos los disturbios.

“Tenemos gente que vino a causar caos y problemas que resultaron en tres casos fatales aqu en la ciudad de Charlottesville”, dijo el director de la municipalidad, Maurice Jones, segn recoge AFP.
En una declaracin ante los medios, McAuliffe ha dicho a los supremacistas que “se vayan a casa. No sois queridos en esta maravillosa comunidad”.

Poco después del anuncio del primer fallecido, el presidente Donald Trump hizo una declaracin pblica -aunque previamente ya se haba pronunciado en Twitter- condenando en los términos ms enérgicos posibles esta exhibicin indignante de odio, fanatismo y violencia”.

Ateniéndose al guin escrito, Trump se refiri a que esto ha ocurrido “durante muchos aos en nuestro pas”. No slo durante su presidencia o la de Barack Obama, aadi, antes de subrayar que es “vital el rpido restablecimiento de la ley y el orden y la proteccin” de vidas en la localidad.

En su intervencin de 10 minutos, tras un encuentro con el secretario de Asuntos para Veteranos, explic que haba hablado con el gobernador de Virginia. Ambos coincidieron en que “el odio y la divisin tienen que parar ahora mismo”. También resaltaron que es hora de “unirnos como estadounidenses con amor a nuestra nacin y verdadero afecto entre nosotros”. El presidente no desaprovech la ocasin para hablar de lo bien que lo est haciendo el pas en muchos otros frentes. Para ello se refiri, entre otros, a la excelente tasa de creacin de empleo o la renegociacin de acuerdos comerciales. “Tenemos tantas cosas increbles”, dijo antes de declarar que cosas como lo ocurrido en Charlottesville son “muy tristes”.

En esta ciudad surea universitaria, nacionalistas, supremacistas blancos y miembros del movimiento alt-right haban convocado una marcha para protestar por el plan del ayuntamiento de retirar de la estatua del general Robert E. Lee; el oficial de la Confederacin que luch en la Guerra Civil y que muchos vinculan a la esclavitud de los negros.

Aunque el acto fue ilegalizado poco antes de su hora prevista de inicio, el medioda, muchos manifestantes se reunieron en las inmediaciones ondeando la bandera confederada horas antes. También lo hicieron otros tantos que se oponan a la celebracin de la marcha.

La polica registr al menos dos heridos graves por el lanzamiento de objetos entre ambos grupos. Segn informaron testigos a los medios estadounidenses, se vieron armas entre los manifestantes (es legal en el estado de Virginia) y se produjo lanzamiento de gases lacrimgenos entre los participantes.

Horas después de que la polica empezase a dispersar a la gente, un coche se lanz contra los manifestantes. El conductor del automvil se encuentra detenido. Ha sido identificado como James Alex Fields Jr, de 20 aos, procedente de Ohio.

Las vctimas del helicptero eran miembros de la Polica estatal, que patrullaban la zona cerca de donde se produjeron los enfrentamientos. Los agentes eran Jay Cullen, de 48 aos, y Berke Bates, de 40.

Ante “la inminente amenaza de disturbios civiles” y el potencial peligro para las personas que supona la marcha ‘Unir la derecha’ -que fue declarada ilegal poco antes de su inicio-, las autoridades locales haban decretado ’emergencia local’ a partir de las 11 de la maana en Charlottesville. A principios de julio el Ku Klux Klan organiz otra marcha en torno a la estatua del general de la Confederacin Thomas Jackson.

Una vez que los enfrentamientos violentos comenzaron, fue el gobernador del estado de Virginia, Terry McAuliffe, quien declar el estado de emergencia en Charlottesville para ayudar con medios estatales a responder a “la violencia en el mitin Alt-Right” de la localidad.

Escudo en mano, la polica estatal tom (literalmente) el cruce de carreteras a cuyos lados se situaban los dos grupos enfrentados. Los supremacistas blancos se concentraron en torno al Emancipation Park, conocido hasta hace poco como Lee Park y donde est la estatua del general Lee. El ayuntamiento de la ciudad vot en abril retirar la figura de bronce con el objetivo de reducir los monumentos de la confederacin. Una decisin que ha acabado en los tribunales y sobre la que no hay orden definitiva.

El organizador de la marcha ‘Unir la derecha’, Jason Kessler, explicaba a los medios locales que la comunidad ha absorbido los “principios culturales marxistas” que se ensean en las ciudades universitarias del pas de “culpar a los blancos por todo”.

El presidente Donald Trump hizo un llamamiento a la unidad nacional va Twitter: “Todos debemos estar unidos y condenar todo aquello que el odio representa. No hay lugar para este tipo de violencia en EE.UU”.

Incidentes desde el viernes
En la noche del viernes, un grupo de los manifestantes acudi al campus de la Universidad de Virginia, con sede en Charlottesville, con antorchas para celebrar la decisin de un juez federal de permitir la manifestacin, lo que desemboc en choques violentos con estudiantes, en los que tuvo que intervenir la polica.

Con cnticos de “Las vidas de los blancos importan”, los manifestantes se concentraron ante una estatua de Thomas Jefferson, uno de los padres fundadores de Estados Unidos.
Jason Kessler, organizador de la marcha, subray en un comunicado que se trataba de defender la Primera Enmienda de la Constitucin que protege la libertad de expresin y respaldar a “los grandes hombres blancos que estn siendo difamados, calumniados y derribados en Estados Unidos”.

Ante los previsibles enfrentamientos, se ha desplegado ms de 1.000 agentes de seguridad estatales, y el gobernador del estado, el demcrata Terry McAuliffe, inst a los ciudadanos a mantenerse alejados del acto.

El FBI investigar lo ocurrido
El FBI anunci el inicio de una investigacin de derechos civiles sobre las circunstancias que llevaron al conductor a embestir a la multitud.

“La oficina del FBI de Richmond, la divisin de Derechos Civiles y la oficina del Fiscal general para el distrito oeste de Virginia abrieron una investigacin sobre derechos civiles en torno a las circunstancias de un incidente automovilstico letal”, anunci la Divisin de Richmond de la Polica Federal en un comunicado. “El FBI examinar todos los hechos y evidencias disponibles”, agrega el documento.

//

 

Fuente: Pagina Siete

Deja un comentario