El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoció hoy “oficialmente” a Jerusalén como la capital de Israel, una histórica decisión que revoca décadas de diplomacia estadounidense e internacional, y amenaza con desencadenar una escalada de violencia en Medio Oriente.  

“He decidido que es hora de reconocer oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel”, dijo el líder estadounidense desde la Casa Blanca, tras ordenar el traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Israel y reivindicar “un nuevo enfoque” para el conflicto israelí-palestino.

Fuente: La Prensa

Deja un comentario