La dotación de agua de Misicuni a los otros seis de los siete municipios de la región metropolitana depende de la construcción de tres ductos de entre 10 y 30 kilómetros de distancia.

Ahora es el mayor desafío de los municipios que en la mayoría de los casos planean encarar estas obras con la cooperación del Gobierno y la Gobernación.

Con la puesta en marcha de la segunda fase, el pasado 7 de septiembre, el Sistema Múltiple Misicuni está en condiciones de entregar 450 litros por segundo (l/s) y generar 40 megavatios (MW) para el Sistema Interconectado Nacional (SIN). La capacidad instalada es de 120 MW.

También falta construir dos ductos para entregar agua para riego y estabilizar los taludes.

La segunda fase de Misicuni está planificada para entregar 3.100 l/s —2.000 para agua potable y 1.100 para riego—, además de la generación de 120 MW de energía eléctrica. Por ahora dota de 450 litros por segundo.

En esta etapa se invirtieron 146 millones de dólares en la represa y 142 en la Central Hidroeléctrica Misicuni de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) Corani, que contó con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo.

Para dotar los 3.100 l/s, la represa tiene que acumular 90 millones de metros cúbicos (m3). Pero este año embalsó 37.

El director de Gestión Integral del Agua y Servicios Básicos de la Gobernación, Luis Salazar, explicó que sólo se pueden utilizar 7 de los 37 millones de m3, debido a que el resto corresponde al volumen de aguas muertas y de operaciones que no deben salir de la represa.

La meta es acopiar los 90 millones de m3 en 2018 para tener agua para los tres componentes.

“Para el año que viene ya no hay que acumular nivel muerto y de operaciones. Este año es un año especial, porque se ha llenado a los 30 millones que nunca van a salir y con los 90 millones se podrá entregar 3.100 l/s”, dijo.

 

Tercera fase

La tercera fase del Sistema Múltiple Misicuni consiste en la construcción de dos los túneles para traer las aguas de los ríos de Vizcachas y Putukuni con una inversión de 140 millones de dólares, que están garantizados por el Gobierno nacional.

Con esta fase, la presa podrá llenarse hasta los 180 millones de m3 y dotar de 6.100 l/s: 4.000 para consumo y el resto para riego. También se incrementará la generación de 120 a 500 MW.

 

Demora en aducciones

Este año, sólo Semapa se beneficiará con la dotación de agua potable de Misicuni, debido a que Cercado fue el único municipio que logró terminar una de las cuatro aducciones que se tienen que construir para traer al agua de Misicuni.

La aducción II Jove Racho-Colcapirhua-Sur de Cercado está en estudio. El mismo fue adjudicado a la empresa Gitec con un presupuesto de 1,4 millones de bolivianos. Se prevé que esté listo en noviembre.

Es la única aducción que tiene un financiamiento garantizado de 21 millones de dólares por parte del Gobierno nacional. Su construcción demorará al menos un año. La Gobernación espera licitar primero la construcción de cinco tanques.

El estudio para la aducción III Jove Rancho a Chojñacollo en Quillacollo será entregado también noviembre por Gitec.

La Gobernación gestiona que la empresa realice la ampliación de este estudio a Vinto y Sipe Sipe. La Gobernación también gestiona el financiamiento para su construcción. Se estima que estén listos en 2020.

En cambio, la aducción I Jove Racho-Tiquipaya-Cercado-Sacaba aún no tiene estudio, debido a que originalmente tenía 20 kilómetros y ahora puede reducirse debido a que el municipio de Sacaba trabaja en otro proyecto para captar agua de una cordillera norte del municipio y así no depender de Misicuni.

 

Faltan varios ítems por ejecutar

La presa Misicuni comenzó a acumular agua desde noviembre de 2016, cuando tenía un 80 por ciento de avance. A la fecha, las obras tienen más del 90 por ciento de ejecución y la empresa constructora, la china Camc Engineering (Camce) Bolivia Branch, hará la entrega preliminar en noviembre.

Pero para que la presa esté concluida en su segunda fase se requiere construir los portales de los túneles de Vizcachas y Putukuni, estabilizar pantallas atirantadas y construir el vertedero.

Los dos últimos trabajos fueron adjudicados a la Empresa Álvarez el 5 de septiembre. Misicuni publicó la licitación en el Sistema de Contrataciones Estatales (Sicoes) el 3 de agosto y el plazo para la entrega de propuestas terminó el 31 de agosto.

La estabilización de taludes con pantallas atirantadas y el vertedero se realizan con un presupuesto de 82 millones de bolivianos. Se ejecutarán en 18 meses. En cambio, la construcción de los portales aún no se licitó.

2_b_3_lopezzzzzzzzz.jpg

El ducto de Semapa dañado tras el primer envío de agua.
Carlos López

 

II FASE MISICUNI

490 millones de dólares es la inversión de la segunda fase del Sistema Múltiple Misicuni.

 

AGUA A ENTREGAR

3.100 Con la II Fase de Misicuni se deben entregar 3.100 l/s para riego y consumo humano, pero este año sólo se darán 1.000 l/s.

 

HIDROELÉCTRICA

3 horas son las que funciona la hidroeléctrica, porque necesita 90 millones de m3 para operar cinco horas al día.

 

III FASE DE MISICUNI

6.100

Sólo con la III Fase de Misicuni la presa podrá acumular 180 millones de m3 y dotará 6.100 l/s de agua para riego y consumo.

 

HIDROELÉCTRICA

430 Con la III Fase de Misicuni se generarán 430 GW y funcionará por 10 horas, pero su capacidad es superior y necesita más agua.

 

 

OPINIONES

JOSÉ MARÍA ROMAY, GERENTE DE ENDE CORANI

“La operación está restringida”

La operación (de la hidroeléctrica) está restringida por el agua que hay arribar y el agua que puedan retirar. Hasta mayo del próximo año se deben retirar estos 3.100 litros por segundo, para ello deben trabajar en nuevas conexiones.

Mientras más agua sumemos a la presa, nosotros vamos a generar más energía. Si hacemos el esfuerzo de meter no sólo las aguas de la tercera fase, sino de otras cuencas, podríamos elevar el funcionamiento. Mientras más energía generemos, vamos a poder liberar plantas para exportación. Nos conviene generar con energía renovable.

 

 

LUIS SALAZAR, DIR.

GESTIÓN DEL AGUA DE LA GOBERNACIÓN

“Ductos deben desfogar el agua”

ENDE podrá funcionar en toda su capacidad cuando todo el sistema esté listo y con la tercera fase de Vizcachas y Putucuni.

Aunque hubiera todos los ductos, todos los canales de riego, porque su capacidad ha sido construida previendo las otras aguas más de la tercera fase.

ENDE no puede hacer funcionar todas sus turbinas, eso depende del agua que podamos entregar, pero si hubiera agua tendríamos que botar el agua al río porque no hay ductos. Estamos tratando de avanzar desesperadamente en las aducciones.

 

LA CENTRAL MISICUNI ES LA MÁS MODERNA DEL PAÍS Y SU FUNCIONAMIENTO DEPENDE DE LOS DEMÁS COMPONENTES DEL SISTEMA

Hidroeléctrica operará con toda su potencia recién en la tercera fase

3_b_3_apg.jpg

La Central Hidroeléctrica Misicuni, ubicada en Molle Molle, en el municipio de Quillacollo.
APG

La Central Hidroeléctrica Misicuni está concluida y comenzó operaciones el pasado 7 de septiembre, funciona al 20 por ciento de su capacidad durante tres horas para generar 42 megavatios (MW).

Sólo cuando la represa acumule 90 millones de metros cúbicos de agua en 2018, Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) Corani podrá operar mínimamente durante cinco horas al día con 222 gigavatios (GW) hora año.

En tanto que con la tercera fase duplicará su potencia a 430 GW hora año, informó el gerente de la empresa ENDE Corani, José María Romay.

El resto de las plantas hidroeléctricas del país operan un promedio de 12 horas al día, por lo que, con la tercera fase, la Central Hidroeléctrica Misicuni podrá operar más de 10 horas.

“La planta va a funcionar con toda su capacidad, en términos de energía, mientras más agua sumemos a la presa, si hacemos el esfuerzo de meter no sólo las aguas de la tercera fase; sino de otras cuencas, podríamos elevar el funcionamiento a más de 10 horas”, dijo Romay.

Ante la poca cantidad de agua que se acumuló este año en la presa, ENDE sólo opera tres horas por día, desde las 18:00 hasta las 20:00, cuando el sistema nacional tiene una mayor demanda de consumo de energía eléctrica.

Romay explicó que en los próximos cinco meses la hidroeléctrica turbinará diariamente 50.000 metros cúbicos.

“El agua almacenada nos alcanza para cinco meses, son 9 millones de metros cúbicos que están disponibles, pero en noviembre de este año el embalse comenzará a recargarse”, dijo.

El gerente explicó que la potencia de la planta es de 120 MW, pero podrá generar mayor cantidad de energía eléctrica desde la gestión 2018.

“En 10 minutos podemos entregar la cantidad que nos pidan, nuestra velocidad es muy alta. Esta planta es muy versátil, hasta el momento el sistema no ha demandado 120 MW, hemos estado generando 42 MW”, explicó el gerente de la empresa hidroeléctrica.

Pero la cantidad de generación de energía de la hidroeléctrica depende del agua que ingresa y que sale, por lo que la acumulación de mayor agua y su desfogue con la construcción de ductos son importantes.

“La operación está restringida por el agua que hay arriba y el agua que puedan retirar”, dijo.

Siguió: “Hasta mayo del próximo año la presa acopiará 90 millones de metros cúbicos y se tendrán que desfogar 3.100 litros por segundo, para ello se deben trabajar en nuevas conexiones”, explicó José María Romay.

La planta hidroeléctrica Misicuni fue construida con un presupuesto de 140 millones de dólares y es el único componente de Misicuni que ha terminado sus obras al 100 por ciento, en cambio, los componentes riego y agua potable están en estudio.

La Central Hidroeléctrica Misicuni es la más moderna del país, cuenta con un sistema digital y demandó 142 millones de dólares.

Fuente: Los tiempos

Deja un comentario