En promedio, 31,2% del agua potable que distribuyen las empresas y cooperativas de las nueve capitales se pierde por las cañerías viejas, las conexiones malas y clandestinas, el derroche, la falta de medidores y el robo.

El índice más bajo se presenta en Santa Cruz, con 18%; mientras que la otra cara de la moneda es Cobija (Pando), con 45%, de acuerdo con datos de gerentes técnicos locales. (Mayores datos en la infografía)

Espere

A poco más de un año de la crisis del agua en La Paz, que afectó a al menos 140 zonas, ahora el consumo bajó un 10%, según la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (EPSAS). Sin embargo, todavía se pierde el 30% del líquido, precisa el gerente de esta entidad, Humberto Claure.

La información es confirmada por Víctor Rico, director ejecutivo de la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Agua Potable y Saneamiento Básico (AAPS), quien sostiene que en las capitales se pierde anualmente entre el 25 y el 30% del agua potable. No obstante, en Cobija (Pando), Trinidad (Beni), Cochabamba y Oruro se malgasta más del 30% del líquido.

El indicador más preocupante está en Cobija, donde se desperdicia el 45% del agua que la Empresa Pública Municipal de Servicios de Agua Potable y Alcantarillado Sanitario (EPSA) distribuye a sus usuarios. Perdemos el 45% por las conexiones viejas, el derroche de agua y porque no tenemos micromedición, revela el gerente Jorge Valdez. EPSA distribuye 2.000 m3 al día en la capital pandina.

Encuentre la información completa en la edición impresa de La Razón. (13/11/2017)

Fuente: La Razon

Deja un comentario