<

p class=”MsoNormal”>El cierre de la carrera de Usain Bolt en las pistas no tiene nada que ver con su historia en el atletismo. El jamaiquino se lesionó en el último relevo de la posta 4×100 metros en el Mundial de Londres y su despedida fue la más triste para un atleta que marcó una era.

Jamaica venía en el quinto lugar cuando Bolt tomó el testimonio y empezó su carrera para los últimos 100 metros. Pero cuando comenzaba a remontar la prueba en favor de su equipo pegó un salto de dolor que generó sorpresa y tristeza. Bolt se quedaba sin gloria en su última presentación. Gran Bretaña se llevó el oro con un tiempo de 37.47, la plata quedó para Estados Unidos 37.52 y Japón obtuvo bronce con 38.04.

Ovacionado por el público del Estadio Olímpico desde el momento en que salió a la pista, Bolt asumió el último relevo del equipo campeón del mundo, pero no pudo terminar la carrera.

Había sido determinante en la semifinal: cuando recibió el testimonio, en el último relevo, su equipo estaba en desventaja, pero terminó cruzando la meta primero, con un tiempo final de 37.95 segundos. En la final, todo fue tristeza.

Bolt cerró así una trayectoria histórica para el atletismo y se va con el récord mundial en 100 y 200 metros que obtuvo en el Mundial de Berlín 2009 con 9.58 y 19.19 segundos, respectivamente. El hombre más rápido del planeta.

Bolt empezó a correr los 100 metros en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y desde ese momento se convirtió en el rey de la velocidad durante casi una década. El jamaiquino arrasó en esos Juegos con el oro en 100 y 200 metros; y en el Mundial de Berlín 2009 (oro en 100, 200 y la posta 4×100) ; en Daegu, Corea del Sur, en 2011 partió en falso en los 100 y el oro fue para su compatriota Yohan Blake, pero se quedó con el oro en 200 y en la posta 4×100. Esa fue la última vez (hasta el sábado pasado, cuando quedó tercero en los 100 metros) que Bolt no ocupó el puesto más alto del podio. A partir de allí siempre había conseguido el oro en los 100, 200 metros y en la posta 4×100: así lo hizo en los Juegos de Londres 2012, en los mundiales de Moscú 2013 y Beijing 2015, y en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Imparable.

 

(Clarín)

Fuente: Erbol

Deja un comentario