Más de 1.800 platos de chicharrón se comercializaron ayer, en Sacaba, que celebró la versión 28 de la Feria del Chicharrón.

Ciento ochenta cocineras y cocineros de Sacaba, Quillacollo, Tiquipaya y del Valle Bajo, prepararon sus mejores recetas para deleitar el paladar de los comensales que acudieron, desde muy temprano, a la avenida Betho Nicoli, con la intención de degustar el plato dominguero más tradicional de Cochabamba.

Según el director de Cultura de la Alcaldía de Sacaba, River Fiorillo, cada expositor logró vender 100 platos de comida, ante la alta demanda de los sibaritas. Para garantizar la preparación de un centenar de platos utilizaron entre tres y cuatro chanchos.

Como todos los años, los expositores recurrieron a diferentes tips secretos para lograr el mejor sabor del chicharrón. Papas cocidas con cáscara, mote, plátanos y tocinos fueron algunos de los ingredientes que acompañaron la carne de cerdo.

A la vista de todos los visitantes, inmensos peroles de acero y de bronce, llenos de trozos de cerdo con limón y otros condimentos, cocieron sobre la leña. Este año, cuatro chefs de la Sociedad Gatronómica de Bolivia participaron como jurados, en la calificación de los platos, evaluando los acompañamientos, el preparado y la presentación de los mismos.

Los ganadores, según Fiorillo, recibirán una plaqueta de reconocimiento que podrá ser exhibida en los restaurantes. La Alcaldía de Sacaba fijó precios tope para la comercialización de cada plato de chicharrón que oscilaron entre los 50 y 70 bolivianos. Hubo música y diversión.

3 Chanchos 

Para la preparación de los platos, las y los cocineros de chicharrón sacrificaron entre tres y cuatro chanchos. Cada participante vendió 100 platos.

Fuente: Opinion

Deja un comentario