La violencia contra las mujeres es omnipresente, aunque hay algunos indicios que muestran cambios recientes en el comportamiento de la sociedad hacia la mitad de sus miembros. Una encuesta del Instituto Nacional de Estadística (INE) indaga sobre las manifestaciones de violencia sufridas por las mujeres en el ámbito público y muestra una realidad preocupante.

Días atrás comentamos en este espacio los resultados de la Encuesta de Prevalencia y Características de la Violencia contra las Mujeres del INE, refiriéndonos entonces a las manifestaciones de este mal en el ámbito privado, el hogar, donde más de siete de cada 10 mujeres que han tenido o tienen pareja fueron agredidas.

El estudio también indaga las manifestaciones de violencia en el ámbito público, donde su recurrencia puede producir procesos de naturalización diferentes, pero igual de peligrosos que los producidos en el ámbito doméstico. En Bolivia, el 77,9%, casi ocho de cada 10 mujeres, ha sufrido algún tipo de violencia en el ámbito social en algún momento de su vida. Resulta interesante, sin embargo, anotar que en los últimos 12 meses previos a la aplicación de la encuesta solo el 42,9% reportó haberla sufrido.

De quienes reportan haberla sufrido a lo largo de su vida, el 97,3% sufrió violencia psicológica; el 41,3%, sexual; y el 29,4%, física. Los porcentajes, nuevamente, son inferiores cuando se habla solo de los 12 meses anteriores a la encuesta. Asimismo, el estudio revela que el ejercicio de la violencia contra las mujeres en el ámbito social no distingue el estado conyugal de las agredidas: el 80,5% eran solteras cuando sufrieron violencia; el 78,1%, separadas, divorciadas o viudas; y el 76,4% vivían en pareja. Nuevamente hay diferencias en las frecuencias cuando la pregunta se restringe al año anterior.

Respecto del conocimiento de la norma rectora de las políticas de erradicación de la violencia, la Ley 348, la encuesta revela que dos de cada tres mujeres la conoce, dato preocupante, pues ese 35,7% de mujeres que no conoce la Ley 348 es más vulnerable que el resto.

Finalmente, los resultados revelan que apenas el 6% de las mujeres encuestadas buscaron ayuda, y de este porcentaje el 81% presentó una denuncia formal. El estudio no revela el curso o resultado de dicha denuncia, pero al menos muestra que contribuir a las mujeres a encontrar ayuda institucional también conduce a buscar el resarcimiento, la rectificación o, si corresponde, el castigo merecidos por las agresiones cometidas.

La Encuesta de Prevalencia y Características de la Violencia contra las Mujeres muestra, pues, algunos avances en la reducción de la recurrencia de este mal, que sin embargo sigue siendo generalizado. Cabe esperar que esta vital información ayude a mejorar las políticas que se ejecutan para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia.

Fuente: La Razon

Deja un comentario