El Wilstermann boliviano demostró hoy que va muy en serio en la Copa Libertadores y le asestó una derrota contundente al River Plate por 3-0 en el partido de ida de cuartos de final disputado en el estadio Félix Capriles de Cochabamba.

El equipo boliviano avisó pronto que iba a ser una pesadilla para River y a los cuatro minutos se fue en ventaja con un golazo de media volea de Edward Centeno tras el cobro de un tiro de esquina.

El conjunto argentino no asimiló el golpe y dio ventajas, por lo que el equipo local, bien dirigido por el entrenador peruano Roberto Mosquera, mantuvo la iniciativa, la mayor posesión de la pelota y por consiguiente las mejores opciones de gol.

En River no gravitaron sus refuerzos y tanto el centrocampista Enzo Pérez como el delantero colombiano Rafael Santos Borré pasaron como convidados de piedra por la cancha del Capriles.

El Wilstermann aumentó la cuenta a 2-0 a los cinco minutos del segundo tiempo mediante el atacante Gilbert Álvarez y aún así mantuvo un ritmo frenético en el que embistió a River por varios minutos más.

Solo hasta la mitad del segundo periodo, el equipo argentino emparejó el trámite y empezó a exigir al portero boliviano Raúl Olivares, quien respondió a la altura y conjuró las acciones de descuento que provocaron los jugadores del visitante.

El puntillazo fue de Christian Machado en el minuto 81 con un potente remate directo desde fuera del área, que desató la algarabía en los graderíos colmados de hinchas.

River tendrá su prueba más difícil en la actual edición de la Libertadores el jueves de la próxima semana en el partido de vuelta: remontar tres goles en contra para acceder a semifinales.

El Wilstermann, conocido como el equipo aviador, espera volar aún más alto y confirmarse como la sorpresa de este año si es que logra instalarse por segunda vez en su historia entre los cuatro mejores. (14/09/2017)

Fuente: La Razon

Deja un comentario